Home Literatura Reapertura con atractivas muestras por Nelson Di Maggio
0

Reapertura con atractivas muestras por Nelson Di Maggio

Reapertura con atractivas muestras por Nelson Di Maggio
0

La reapertura de los museos con exposiciones ya preparadas, postergadas en ocasión del surgimiento del coronavirus, puso una nota de optimismo con la actividad presencial del público. La reacción fue cautelosa. La asistencia fue escasa. Lo mismo sucedió en teatros y conciertos. Perdura, todavía y con razón, un cierto temor a concurrir a espacios cerrados.

Sin embargo, si se adoptan las medidas del protocolo sanitario, animarse a ver muestras de excepcional atractivo tiene una singular compensación. La revelación de Marta Morandi, creadora desconocida, en el Museo Gurvich; Los rostros del Gran Chaco y Arte indígena australiano en el mapi; la extensa retrospectiva antológica de Federico Arnaud en el Centro de Exposiciones Subte; Andrea Finkelstein en la indagación del diseño/pintura en la sala mayor del Museo Nacional de Artes Visuales y Lily Salvo en el Museo Blanes, justifican la indispensable visita para estar al día con la diversidad visual nacional.

Talento y dispersión

Al final del recorrido por la retrospectiva antológica de Lily Salvo (1928-2010) en el Museo Blanes, el visitante queda con la inquieta sensación de recordar a numerosos artistas y tendencias. Varios pintores en uno solo; sola, en este caso. Nació en La Plata, Argentina. Ya de niña su familia se radicó en Uruguay. Siguió cursos en el Escuela Nacional de Bellas Artes a partir de los 14 años y continuó con Joaquín Torres García. Durante los tiempos gloriosos de la cultura nacional formó parte de las tertulias de los cafés montevideanos amistando con artistas y escritores del momento además de ilustrar semanarios y programas de cine. Casada con Antonio Grompone, distribuidor de cine, viajó a los festivales de Cannes y Venecia, conoció a grandes directores internacionales, así como lo hará con su segunda pareja Andrés Neumann, vinculado al teatro. Conocerá en el exilio en Francia, y luego en Italia, a personalidades extraordinarias, en especial a Tadeusz Kantor, pintor, teórico, director de teatro y creador del grupo Cricot 2, que puso en escena obras del enorme y desconocido dramaturgo Witkiewicz, antecedente de la vanguardia posterior y al que quien escribe pudo conocer en su sede de Varsovia. Esas riquísimas vinculaciones no modificaron su peculiar manera de entender la actualidad de su entorno, De la misma materia que los sueños, acertado título de la muestra.

Cuando se marchó a Europa obligada por la dictadura militar, dejó atrás una sociedad agitada y descontenta con la política, en permanente tensión. Y una obra hecha de espacios abiertos y trazos ondulantes en un acuerdo precario con su situación personal. Numerosos autorretratos y retratos de hombres y mujeres, desnudos femeninos, figuras bíblicas y referencias religiosas cambian el rumbo en función de la situación personal. Dotada de belleza y fuerte vitalidad juvenil, vivió en medios diferentes y conoció celebridades que la estimaron, aunque ignoró sus proyectos y teorías. Su obra pictórica, sensible a la riqueza expresiva, tiene variaciones desde el empaste liviano y sutil que puede oscurecerse en tonalidades sombrías y dramáticas o recurrir a la materia espesa abierta, encrespada, cercana a la abstracción, sin jamás abandonar su condición figurativa de talante romántico o fuerte naturalismo. Sensorial, vigorosa en cuerpos erotizados, lánguidas parejas religiosas, bíblicas o escorzos atrevidos, todo un arsenal de recursos técnicos manejados con refinamiento y sutil expresividad, con extraño descuido en el dibujo de las manos, elemento que emplea con frecuencia. Si las diferencias se imponen en la pintura, en el terreno de los grabados en metal, realizados en 1976-77, es de una sorprendente unidad conceptual y potencia gráfica no solo por el conocimiento profundo de la estampa aprendida con Camnitzer, sino también por el compromiso asumido con la realidad inmediata de un período histórico. Otro aspecto atractivo son las «cajas», rostros apretados y fragmentados de consistencia escultórica. Desconcertante reencuentro con una artista de atribulada existencia que no logró exorcizar sus demonios interiores.

Con De la misma materia que los sueños, de interrogantes múltiples y encontrados, el Museo Blanes inicia la ronda de artistas individuales uruguayos para disfrutar y discutir sus ideas, en tiempos en que la reflexión escasea.

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.