Home Literatura Respuesta, esperanza o solución

Respuesta, esperanza o solución

Respuesta, esperanza o solución
0
0

La doctora Magdalena Joubanoba presentó el libro “Amor y sexo. Historias reales” (Editorial Fin de Siglo). Allí rescata distintas experiencias vinculadas a los afectos y la sexualidad con el objetivo de que quienes se sientan identificados “puedan vislumbrar alguna respuesta, esperanza o solución a la situación afectiva o sexual que los tiene en trance”.

Magdalena Joubanoba es doctora en Medicina, especialista en Sexología Clínica. Ha participado y participa en diversos espacios de comunicación pública en radio, televisión y prensa escrita. Actualmente es columnista de “Viva la tarde”, en radio Sarandí, y de “En buenas manos”, en Old Hits FM. Fue consultora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). También fue secretaria y prosecretaria de la Sociedad Uruguaya de Sexología (SUS) e integró el Comité Científico del Congreso Internacional de Sexología Clínica (Uruguay, 2016). Recibió la Medalla de Reconocimiento InPasex (Instituto Paulista de Sexualidad) en Terapia Sexual. Ha participado como conferencista, expositora y coordinadora en congresos en diferentes países del mundo. Su actividad más reciente fue en el 18.° Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual: Placer, sexualidad y bienestar, en Madrid (setiembre de 2016). En la actualidad se desempeña como coordinadora docente del curso de Sexología Clínica del Instituto Uruguayo de Capacitación Sexológica, de la SUS, y es directora de la Clínica Sexológica donde desarrolla su práctica. Es la autora del libro “GPS sexual. Manual instructivo para hombres” (2013).

En la introducción del libro la sexóloga plantea que el libro nació a partir de cuestionamientos sobre nuestros sentimientos y actitudes. Aclara que no pretende “dar verdades absolutas” sino que, por el contrario, su lectura dejará “más dudas que certezas”. El libro pretende “contribuir a la reflexión”. El objetivo de la autora es que quienes se sientan identificados con los relatos que incluye el libro “puedan vislumbrar alguna respuesta, esperanza o solución a la situación afectiva o sexual que los tiene en trance”.

“Este es un libro potente y liberador”, promete su autora. De entre más de mil casos clínicos Joubanoba eligió cinco “complejos y representativos”. “Ya por su fuerza dramática, ya por plantear problemas más comunes de lo que se cree, ya por expresar las nuevas formas de comunicación erótica, ya por cuestionar tabúes y prejuicios”. Y  se desafía responder a algunas preguntas: ¿Qué diferencia hay entre el enamoramiento y el amor? ¿Puede haber sexo activo y gratificante entre gente vieja? ¿Cómo se puede superar un pasado tenebroso de abuso infantil? ¿Cuándo se está en pareja la masturbación es negativa? ¿Una pareja puede mantenerse con experiencias swinger? ¿Se comete infidelidad cuando se tiene pareja real y además una tórrida relación virtual? ¿Los discapacitados físicos o mentales tienen derecho a una sexualidad plena? ¿Se debe legalizar el rol de «asistente sexual»? “Estas y otras interrogantes son respondidas con audacia intelectual y respeto por las opciones del lector: este es el primer libro de sexología uruguaya que se ubica en las problemáticas del ya avanzado siglo XXI”, se afirma en la contratapa.

El también sexólogo Andrés Flores Colombino afirma en el prólogo que el libro contiene relatos e informaciones que permiten comprender las disfunciones sexuales más frecuentes en varones y mujeres. “Por tanto, es un libro de información, educación y orientación en sexología pero también es un libro de estudio para quienes están formándose en la disciplina sexológica. Joubanoba profundiza hasta donde su formación y experiencia se lo permiten y – con la humildad de la madurez profesional – recurre a la ayuda de sicólogos y colegas médicos en interconsultas, siempre llevando en alto su condición de jefa del equipo terapéutico”. Flores Colombino aclara que dado que el libro no es un libro estadístico acumulativo sino una selección de “unas pocas historias significativas”, “queda mucho por ver”, pero entiende que la autora “quiso ofrecer una breve muestra de lo que hace, no con el afán de satisfacer a los curiosos, sino a quienes accedan a estos temas desde un ángulo privilegiado, incluso para los profesionales del área. Y tanto más para los legos, que se encuentran con  una sexualidad variada, rica, diversa y multicolor – y no solo en materia de géneros, orientaciones e identidades – , me refiero a una sexualidad de la segunda década del siglo XXI”.

Para este trabajo Joubanoba eligió, “entre más de mil”, cinco historias de sus pacientes que “abarcan un gran espectro de edades y situaciones”. En todos los casos ellos no solo dieron su consentimiento sino que, según la autora, “se sintieron entusiasmados por participar en el proyecto, incluso algunos de ellos ‘necesitaban’ que su historia fuera difundida, seguramente porque entendieron la importancia de trasmitir a otros los que ellos habían vivido o aún viven”. Así, en las 125 páginas del libro, se ahondan experiencias que atraviesan, entre otras cosas, el amor en todas las edades, la terapia sexual, la falta de deseo sexual, abusos, el maltrato infantil, la depresión y la culpa, la infidelidad virtual, la discapacidad y la sexualidad, la eyaculación precoz y los mitos, prejuicios y la ignorancia sexual.

Los casos que fueron tomados como referencia para el libro incluyen, entre otros, un paciente octogenario con problemas de disfunción eréctil. La sexóloga plantea a modo de interrogante y desafío a futuro que Uruguay “se caracteriza por una expectativa de vida alta, con  una población por encima de 65 años que se ubica aproximadamente en las 465.000 personas, (…) por lo que resulta importante aceptar, aprender, enseñar y desmitificar la sexualidad de una parte tan importante de nuestra población”. También cuenta la experiencia de una mujer, hija de una prostituta que la abandonó al nacer, que fue abusada sexualmente durante su infancia que la llevó a hacer psicoterapias y tratamientos psiquiátricos. Y el de un hombre que siente que es “infiel virtual” porque mantiene un intercambio con una “amante” a través de un chat, aunque no llegue a concretar un encuentro cara a cara con quien está en la otra punta digital. Otra de las historias se refiere personas con discapacidad (diversidad funcional). Habla de un paciente no vidente desde la adolescencia que presenta eyaculación precoz, de otro con retardo mental leve y de una mujer con esquizofrenia. Ante estos casos, la especialista plantea la importancia del asistente sexual, “una herramienta adecuado para el ejercicio de los derechos sexuales de las personas con capacidades diferentes”. Detalla que en 2003 se creó en Suiza la figura del asistente sexual (“acariciadores”) para minusválidos, como un servicio social. Y que en países como Dinamarca, Holanda Suiza, Béligica o Alemania “la asistencia sexual se considera un servicio de salud”. Otro capítulo del libro se refiere a una pareja que practicaban encuentros swinger.

En todos los casos planteados la especialista cuenta qué caminos, tratamiento o reflexiones se compartieron con los pacientes para orientarlos en la solución de la problemática planteada, lo que da al libro el carácter de “manual de ayuda” para quienes puedan estar viviendo algún situación similar.