Home Música “Sigo sintiendo los mismos nervios que al principio”
0

“Sigo sintiendo los mismos nervios que al principio”

“Sigo sintiendo los mismos nervios que al principio”
0

Nelson Pino presenta el espectáculo “Buenas noches Montevideo”. La propuesta fue presentada originalmente el 2 de mayo en el Auditorio Adela Reta del Sodre. Ahora vuelve a la Sala Zitarrosa, este domingo 11 de noviembre a las 20.30 horas. Pino contó a Voces cómo llega a este espectáculo con el que cierra un gran año artístico.

Nelson Pino tiene una larga trayectoria como cantante de tango. Acaba de regresar de una nueva gira por Toronto y  estuvo en el Festival de Tango en Lodz (Polonia) y Festival de Tango con Altura en la ciudad de La Paz (Bolivia). Rindió homenaje a nuestro tango y a Montevideo, en un emotivo recorrido por los “boliches” de nuestra ciudad “de ayer y de hoy”, compartiendo a cada paso grandes recuerdos y hechos significativos de esos enormes “templos del tango”. Allí donde se reunían tantos escritores, artistas, cantores, “poniendo el alma en lo que ya es gran parte de nuestra historia urbana”.

Nelson Pino interpretará los temas más recordados de estas épocas, narrando anécdotas de barrios y boliches. Se le suman los guiones de Dino Armas y la dirección musical del Maestro Alvaro Hagopian, quien estará acompañado de una orquesta de 12 músicos.

¿Cuál es tu balance de este año?

Plena actividad, en diferentes cosas. Lo que se me ocurre más grande que hice en Montevideo fue precisamente el espectáculo “Buenas noches Montevideo”. Fue un gran éxito de público y de crítica porque era un espectáculo muy completo, más allá de que no tenía invitados colegas cantantes, y no había parejas de baile. Simplemente era un guion. Eso fue casi al principio del año. Habíamos hecho la Piaf en el interior, en San Carlos, otras cosas en Punta del Este, en temporada. En definitiva, el saldo es positivo Fui a Toronto, tuve dos actuaciones, y de ahí me fui al Festival de Lodz, en Polonia, que es un festival importantísimo de Tango – salón. Tuve la fortuna de abrir el festival en el Teatro de la Filarmónica de Lodz, con un cuarteto polaco llamado Bando Negro. De ahí me vine para Montevideo y a los dos días me fui a La Paz, a Bolivia, al Festival Tango con Altura donde tuve dos actuaciones Fue un año muy movido.

¿Cuál es la propuesta de “Buenas noche Montevideo”?

Se agrega un bandoneonista más pero la propuesta es la misma, no la quisimos tocar porque le gustó a todo el mundo. Y es un formato que yo lo vengo haciendo hace muchos años y que me da resultado, por más que me digan “tenés que invitar una pareja de baile, dos parejas de baile, o algún otro cantante”. Si yo lo puedo sostener.  Siempre anduvo el mismo formato, con guion de Dino Armas y yo me siento muy bien, como pez en el agua.

¿Qué cosas te ha dado la experiencia?

Los mismos nervios. De repente un poco más tranquilo porque soy más consciente de lo que estoy haciendo, pero sigo sintiendo los mismos nervios que al principio, sobre todo en espectáculos nuevos. Después que salgo no tengo problema. Inclusive estaría bueno probar sonido diez minutos antes, que la gente entre rápido y ya darle porque la espera… Eso a mí me mata. Hay gente que le gusta ir tres, cuatro horas antes al teatro, se lleva sus chinelas y se quedan en “robe de chambre”… pero yo no (Risas).

¿Tenés alguna cábala?

Me persigno. Me encomiendo al flaco (Risas).

Hablemos un poco del repertorio. 

Lo que más destaco del repertorio es que pudimos elegir la mayoría de tangos, muchos tangos uruguayos. Tito Cavano, unos cuantos de Alberto Mastra, Andrés Tulipano con el tango “Montevideo”, y eso me gusta porque son autores que están un poco olvidados. Sobre todo Mastra. Y musicalizados por esta inmensa orquesta que suena tan bien. La verdad es que es un regocijo.

¿Cómo está el tango en las nuevas generaciones?

Yo veo algunas cantantes de tango, y algunos cantantes que están en los primeros lugares pero que no hacen solo tango, se van por otro lado, yo que sé… De repente está bien, pero el cantante de tango canta tango. Yo puedo cantar como alternativa una canción. Por ejemplo “Milonga para una niña”, que la voy a cantar porque me encantó la idea. Va a estar Julio Cobelli que tocó con Zitarrosa, y están Guzmán Mendaro, Poli Rodríguez y Nicolás Ibarburu. Teniendo a esos cuatro “nenes” los tengo que aprovechar con cosas criollas también, pero ya cuando se desvirtúa mucho… No es una crítica a los cantantes sino que no son cantantes de tango. Son cantantes, y muy buenos. Pero viste que el cantante de tango siempre se caracterizó por cantar tango. No me estoy refiriendo al arrabal, pero hay otras cosas que no son ni siquiera “tangueces”. Hay cosas muy lindas de Daniel Amaro, un gran cantautor que vive en Suecia, hay cosas del Rulo Nieves también. Pero hay otras que ya se van para otro lado.

¿Sentís que hay una responsabilidad de los cantores de tango como vos, de seguir defendiendo esa trinchera del tango tango?

Yo creo que sí. Inclusive hay músicos jóvenes que no… yo estoy en el medio, hay más veteranos pero los músicos jóvenes que tienen 25, 30 años menos que yo, que también les gusta el tango tradicional, pienso que la renovación en el tango … yo admití y admito la renovación en el tango hasta Piazzolla. Después de lo que hizo Piazzolla, no se puede hacer más nada. Y a hamacarse dentro de esa parte, ¿no?, de ese terreno que nos dejó.

¿Qué es lo que se va a proponer, qué es lo que se va a ver en la Sala?

Es una propuesta de tango teatro. Que puede traer al espectáculo público tanguero y público de teatro. Haciendo este tipo de espectáculo puedo atraer a un público de teatro, que va al teatro a ver obras de teatro, y a su vez al público tanguero.