Home Música “Solo quiero cantar”
0

“Solo quiero cantar”

“Solo quiero cantar”
0
0

El David Aguilar es un cantautor mexicano cuya obra se distingue por la influencia de la música de su país, el canto latinoamericano y el rock-folk  de los 60 a los 90. Acaba de ser nominado a cuatro premios Latin Grammy. Este jueves 27 se presenta en el Museo Zorrilla a las 20 horas y con entrada libre. El músico contó a Voces cómo lo encuentra este presente en su camino artístico.

David Aguilar es un cancionista del ámbito de la música mexicana independiente que ha venido interpretando sus temas desde el año 2003. En su obra se percibe la influencia de la música popular mexicana, canto latinoamericano, canción brasileña, canción española y rock-pop-folk de los 60’s a los 90’s así como cantautores de la década del 2000. Al mismo tiempo es un estilo de canción moderna que busca tomar prestado de todas partes para intentar darle un sonido único a cada canción por separado.

Tiene cinco discos editados: tres grabaciones caseras entre 2003 y 2010 y dos discos de estudio editados en forma independiente (“Ventarrón” y “El David Aguilar”)

En el extranjero se ha presentado con sus canciones en España, Francia, Cuba, Estados Unidos, Argentina y Uruguay. En noviembre de 2010 ganó la Beca Nacional de composición “María Grever” y ese mismo año se editó el disco titulado “Eco” (Música de David Aguilar), producido e ideado por el contrabajista mexicano Aarón Cruz junto a Hernán Hecht y Mark Aanderud, en el cual interpretan en formato Jazz Trío 10 temas del cantautor. Es también el compositor del himno de los movimientos ciclistas en México “La cumbia de la bicicleta”, siendo utilizado también en otros países como en España y Colombia para promocionar el uso de la bicicleta en las grandes ciudades.

A mediados del 2014 emprendió una gira nacional por más de 30 ciudades de México presentando su nuevo álbum “El David Aguilar” realizando la filmación de un documental sobre los vínculos interdisciplinarios en el arte. Recientemente ha sido invitado a colaborar en diversos proyectos por renombrados cantautores, tales como Kevin Johansen, Jorge Drexler y Natalia Fourcade. Se encuentra promocionando su gira “Siguiente”, que lo ha llevado a tocar en distintos países.

En 2013 Jorge Drexler pasó por México para presentar “Bailar en la cueva” y le envió un mensaje a Aguilar, a quien no conocía personalmente. Su hermano Daniel Drexler se lo había recomendado. Se conocieron y Jorge lo invitó a tocar y grabar.

 

¿Cómo fue que un buen día decidiste dedicar tu vida a la música?

No sé qué tanto lo decidí, la verdad. De pronto ya estaba estudiando algo de música y escribiendo canciones un día. Pero en mi casa hubo siempre mucha música. Mi padre es músico por afición. Tremendo por cierto.

¿En qué momento de tu carrera sentís que te encontrás hoy?

En uno en el que descubro una nueva voz propia como artista a la hora de escribir canciones. Siento que me acerco un poquitito más a un lenguaje de canción que puede dirigirse a mucha más gente, sin dejar de lado nada de mi interés principal en el sentido creativo.

¿Qué cosas has ido cambiando como artista desde el 2003, cuando empezaste, hasta hoy? ¿Y cuáles permanecen iguales desde el primer día?

La verdad siento que soy el mismo pero con más material vivido como para dialogar con el mundo.

En tu obra hay una gran variedad de influencias – desde música mexicana hasta pop folk de los 60 – , cómo es respecto a eso el proceso de componer?

Voy por épocas. Hay tiempos en los que me siento más folcórico, por ejemplo. Otros más experimental con la música. Otros más como de tal o cual corriente. Voy ahí medio que avanzando en círculos, según lo siento. Como un espiral que se desplaza completo al mismo tiempo.

Has tocado en una gran cantidad de lugares, ¿qué conciertos recordás especialmente?

Extrañamente recuerdo mucho más los conciertos que menos repercusión mediática tuvieron, quizás. Conciertos en los que quizás estaba en un bar con poca gente, pero toda atenta, y algo pasaba dentro de mí ese día que me permitía cantar sintiéndolo más todo.

¿Cómo fue grabar con Jorge Drexler?

Increíble. Soy un gran admirador. Es un lujo sentir que soy su amigo. Aprendí además un montón de cosas de producción, porque sus grabaciones siempre mantienen muy atendido ese lado. Además co-escribimos “Abracadabras”. Jorge es un compositor de canciones fuera de serie, pero también, a la par, es un grandísimo orquestador de sus propios proyectos. Me hace pensar que el trabajo de un cantor moderno cada vez tiene más parecido -guardando las obvias proporciones- con el de director de cine.

¿Cómo tomás las distinciones que recibís, por ejemplo las recientes nominaciones a los premios Latin Grammy?

Como una completa sorpresa. Con un “madrugón”, como dicen en México. No las esperaba en lo absoluto. Es lindo saber que hay gente por ahí dentro de la industria votando por uno. Lo tomo con la expresión de “¡A trabajar!”

¿Cómo será el show que darás este 27 en Montevideo?

Íntimo. Iré a guitarra y voz compartiendo mis canciones. Solo quiero cantar.