Home Literatura Tabaré, posteridad de 130 años poNelson Di Maggior
0

Tabaré, posteridad de 130 años poNelson Di Maggior

Tabaré, posteridad de 130 años poNelson Di Maggior
0

Tabaré es uno de los nombres más familiares del imaginario de todos los uruguayos. Si la mayoría lo asocia al indio charrúa, algunos lo recuerdan, desde los años escolares, por el poema de Juan Zorrilla de San Martín (1855-1931) publicado en 1888. Casi todos ignoran su origen legendario en Chile.

Juan Zorrilla estudió en Uruguay, Argentina y Chile donde se licenció en Letras y Ciencias Políticas. Fue periodista —fundó El Bien Público—, diplomático, diputado; se casó dos veces y entre las dos esposas tuvo 16 hijos. En el país trasandino conoció la leyenda de una tribu araucana de ojos celestes, en la cual uno de los indígenas había restituido a los españoles a una cautiva blanca a cambio de su libertad. Este fue el origen de Tabaré, el extenso poema memorizado y recitado por sucesivas generaciones de uruguayos y extranjeros.

Laura Malosetti Costa, uruguaya, exiliada en Argentina desde 1974, doctora en Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires, especializada en el siglo xix, actual decana del Instituto de Artes Mauricio Kagel de la Universidad Nacional de San Martín, conformó un equipo múltiple y diverso que actuó con precisión relojera para asumir la curaduría de la muestra Tabaré cosmopolita. Migraciones y ambivalencias del héroe trágico, presentada en el Museo Zorrilla, casa de veraneo del poeta, reformada por José Luis, su hijo escultor, admirablemente conservada con el intacto mobiliario original.

En la sala de exposiciones anexa, agregada en 2001 por impulso privado, transcurre la propuesta de Malosetti, rara y extraordinaria síntesis, con dinámico montaje para el espacio disponible que se extiende, con acertada integración, en las intervenciones por el museo con el aura de contemporaneidad. El conjunto es una revelación. Un descubrimiento de la amplitud de registro internacional de Tabaré, multiplicando diversidad de lenguajes: Luis Lezama, realizador mexicano, filmó, en 1917, el primer largometraje ficcional, estrenado en Uruguay con éxito en 1920 en el Teatro Solís; en 1946 volvió con el tema en otro largometraje de 98 minutos; el viejo Sodre conoció la adaptación lírica del poema —Canto Segundo del Primer Libro— de Alfonso Broqua con la cantante Raquel Satre y dirección del eminente Paul Paray; óperas escribieron Tomás Bretón en España, Alfredo Schiuma en Argentina con estreno en el Colón; la recitadora Berta Singerman lo incorporó a su programa en el Solís en varias oportunidades. Las reelaboraciones musicales estuvieron en el tango, valses y canciones populares y hasta el Cuarteto de Nos en 1991 puso su cuota irónica en su estilo inconfundible, como lo hicieron Horacio Guarany y Alfredo Zitarrosa. Carlos Maggi adaptó para niños un estreno para El Galpón. Juan Manuel Blanes pintó a Tabaré y Blanca en el Resurgimiento de la Patria (1898) en una hermosa tela pequeña. La sorpresa son los cuadros increíblemente conservados y restaurados del exitoso español Ulpiano Checa (1860-1916) durante su estadía en Montevideo realizados por encargo del poeta para ilustrar su libro, pertenecientes el propio museo, nunca exhibidos. Esta nota no dispone de espacio suficiente para escribir ampliamente sobre la excepcional calidad de la propuesta e imaginación de Tabaré cosmopolita, una caja de sorpresas, una investigación de alto nivel profesional, de visita indispensable.

Laura Malosetti explica: «Tabaré se nos aparece, en definitiva, como un símbolo polivalente, capaz de condensar sucesivas miradas y significados frente a nuevas audiencias que pudieron identificar con él sus deseos e ideales y —tal vez esto sea lo más importante— una imagen que apelaba a fórmulas antiguas para construir un nuevo lugar en el mundo. Zorrilla pensó a su criatura como un ser “imposible” que moría víctima de su doble condición de europeo y americano. Esa doble condición, sin embargo, lo hizo crecer hasta llegar a representar un símbolo de algo nuevo. A diferencia de los otros héroes indígenas americanos, Tabaré no ofreció un lugar plausible para la construcción de identidades colectivas.»

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.