Home Rememorando  Entre tangos, evocaciones y turf  
0

 Entre tangos, evocaciones y turf  

 Entre tangos, evocaciones y turf   
0
0

Fue la noche del sábado 7 de octubre en el marco de uno de los dos días del Patrimonio. Lugar: la recuperada casa de Malvín a la cual concurría Carlos Gardel invitado por el propietario, o sea su amigo, Don Francisco Maschio. Este señor muy conocido de los “burreros” de distintas épocas, era propietario del stud “Yeruá”. Al chalet lo bautizó con el mismo nombre del stud, dado que era su residencia en Montevideo ya que el vivía en Buenos Aires.

La amistad con Gardel nació cuando el Mago fue a pedirle asesoramiento para comprar un equino o dos o tres, no sé, pero sí sé,  que el  elegido se llamó “Lunático”.

Por esas cosas coincidentes de la vida la amistad de Palito Ortega con Leguizamo se inició por el mismo motivo: asesoramiento para la compra de caballos de carrera.

El rescate del chalet “Yeruá” (algo más que semi destruído por la presencia de ocupantes durante 40 años o más) estuvo a cargo de la Asociación Uruguaya de Propietarios de Caballos de Carreras que lo transformó en un Museo dedicado al turf y a Carlos Gardel.

Los responsables del rescate pensaron en algo más. Entonces erigieron una moderna barbacoa a la cual fuimos invitados a participar del homenaje a La Cumparsita y a su autor Gerardo Mattos Rodríguez, el cantor Ricardo Olivera, la cantante Florencia Pasquet y esta mujer que los jueves está con ustedes, que no canta ni baila pero tiene cosas para evocar y narrar como su encuentro con Irineo Leguizamo en el año 1976 en su residencia en Buenos Aires.

Si bien ese encuentro, esa entrevista fue vista y seguirá viéndose a través de You Tube, compartí con el público la interna de ese encuentro, lo que no se grabó, o lo que el propio Leguizamo no permitió que se grabara como por ejemplo una caja con recuerdos de Gardel: corbatas, gemelos, pinchos de corbata y más y de ese “más” destaco un disco de pasta declarado  anulado por el propio cantor y para que no hubiera ninguna duda de lo que había decidido lo rubricó con su firma.

A lo que Leguizamo no se negó fue a “asegurar” una y otra vez,  la nacionalidad francesa de Gardel, que por supuesto no compartimos pues nuestras reales referencias son los investigadores empezando por Erasmo Silva Cabrera (Avlis), Paysé González (abogado, investigador) 

Nelson Bayardo (arquitecto, investigador), los argentinos Ostumi e Iñiguez (investigadores) y otros que reunieron la documentación que certifica que Gardel, tal como el lo afirmó más de una vez, era uruguayo nacido en Tacuarembó.

Pero tranquilidad en la platea: de ninguna manera esta columna va por ese camino, no nos compete para nada; el camino elegido fue esa noche de “tangos, evocaciones y turf” en la barbacoa ubicada en el mismo predio del museo del turf y de Carlos Gardel. Vayan, pues aunque no les  guste  el turf y tal vez, tampoco les guste Gardel, vayan.

No solo recrearán un tiempo, una época de Montevideo muy distinta a la de hoy. Y también admirar lo que la Asociación a la cual hicimos referencia logró de aquel destruído chalet de Francisco Maschio sobre la hermosa playa de Malvín. Y algo muy importante: gente, gracias por la invitación. Fue una hermosa noche.

Hasta la próxima. Que seas feliz.

                   

Cristina Moran

En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.