Home Teatro Teatro independiente del siglo XXI
0

Teatro independiente del siglo XXI

Teatro independiente del siglo XXI
0

Una situación que resulta novedosa y estimulante de parte de la nueva generación de creadores teatrales reunidos en la Red de Artes Vivas (RAV) es la cooperación entre colectivos y artistas con estéticas  no necesariamente coincidentes a priori. Algunos casos son más cercanos que otros, Diego Araújo es el asistente de dirección de Federico Puig en Y, relación inversa a la que se daba en la versión que dirigiera Araújo de Timón de Atenas el año pasado, cuando Puig fue un asistente de dirección que discutía también con la lectura inicial que Araújo hacía de la obra de Shakespeare. Cuando hace un mes fuimos al Stella a ver Y nos encontramos con Bruno Acevedo, autor y director de Ruido (estrenada el año pasado en Tractatus), como parte del equipo de producción de la obra de Puig. Pero además nos cruzamos con Yordan Brum, actor, escritor y director a quien conocimos por espectáculos como Gailway o Ayer no es hoy, en este caso dirigiendo Esta obra será una estafa, escrita por Araújo. A Federico Puig y a Vanessa Cánepa les vimos participar, a principios de este año, del ciclo de charlas que Salvadora Editora realizara sobre un grupo de dramaturgas olvidadas de nuestra escena en el Museo Zorrilla. La editorial también estuvo presente en este festival RAV, en el que Cánepa presentaba su espectáculo Una luz en la ventana. El colectivo El Almacén ya ha estado en festivales de este tipo, y se ha sumado a otra red, la Liga de Artes Escénicas, que conforman junto a Decartón de Carmelo, Teatro Sin Fogón de Fray Bentos e Imaginateatro de Paysandú. En este tipo de encuentros el intercambio no parece estar jerarquizado, más bien se comparten trabajos y visiones diversas acerca de las artes escénicas, siempre con una perspectiva crítica hacia el quehacer más institucionalizado. Parece claro que hay lazos que se han ido estableciendo de forma estable, que producen encuentros y discusiones que trascienden las “rondas de negocios” con programadores internacionales, o la merca colaboración coyuntural. En definitiva, parecen darse algunas condiciones para que emerja un concepto de trabajo en colectivo que reelabore el espíritu del teatro independiente.

Estafando la ficción

Más allá de su interés por un teatro popular, que tenga que ver con la sociedad en que está inserto, es difícil clasificar la obra de Diego Araújo, un escritor y director que participó con dos obras en el festival, El Partido y Esta obra será una estafa, además de asistir en la dirección de Y. Sin  embargo hay algunas situaciones que se repiten, por ejemplo el desdoble de las situaciones, o al menos el de algunos personajes que “actúan” situaciones para engañar a otros. Esto es explícito en varios momentos de El Partido, porque además los personajes participan de una lógica de conspiraciones e infiltraciones que nunca permite saber exactamente cuando están “actuando” y cuando no. Yago, la reescritura que Araújo hiciera de Otelo de Shakespeare, también se basa en un personaje que se propone “montar” una situación para que sus superiores crean una realidad falsa. El desdoble se repite en Esta obra será una estafa, pero desde otro ángulo, en este caso uno de los personajes parece ser consciente de estar en un espectáculo, y de no poder salir del surco que el “dramaturgo” ha señalado para su personaje. El teatro dentro del teatro es un recurso ya más que conocido, pero no parece ser gratuito aquí, porque permite, con humor, por un lado señalar hipocresía social y prácticas políticas cuestionables, y por otro poner en foco un mecanismo social que oprime operando por encima de quienes lo protagonizan, un mecanismo del cual no parece ser posible escapar, aún para personajes que intuyen cómo funciona y que salen de la “obra” para observarla desde afuera.

No decimos que Esta obra será una estafa sea una reflexión explícita sobre la subordinación del individuo a una estructura de la que no puede escapar, pero sí es una posibilidad de interpretarla a partir de un juego teatral por demás divertido. Dos hermanos son los protagonistas, dos hermanos con perceptible dificultad para socializar, que construyen un universo absurdo uno junto al otro en el que el exterior tiene dificultades para participar. La “normalidad” no asoma casi nunca en este espectáculo, que tiene referencias constantes al potencial espectador que pueda sentirse estafado ante la absurda historia, carente de conflictos, que protagonizan.

Más allá de las lecturas que puedan surgir del juego que propone Araújo como dramaturgo, la estafa está muy lejos de experimentarse merced al gran trabajo de Yordan Brum dirigiendo a un elenco que tiene en la actuación de Turco Márquez momentos francamente hilarantes. La risa se instala casi desde el principio y permanece acompañando al espectador hasta el final, incluso cuando uno de los personajes se sienta en la platea para ver su vida desde afuera, quizá proponiéndonos que hagamos ese esfuerzo también, y nos quedemos pensando si nosotros no seremos igual de absurdos, caminando por un surco que hace rato no controlamos.

Esta obra será una estafa. Autor: Diego Araújo. Dirección:  Yordan Brum. Elenco:Turco Márquez, Vic Quimbo y Damián Rey.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Leonardo Flamia Periodista, ejerce la crítica teatral en el semanario Voces y la docencia en educación media. Cursa Economía y Filosofía en la UDELAR y Matemáticas en el IPA. Ha realizado cursos y talleres de crítica cinematográfica y teatral con Manuel Martínez Carril, Miguel Lagorio, Guillermo Zapiola, Javier Porta Fouz y Jorge Dubatti. También ha participado en seminarios y conferencias sobre teatro, música y artes visuales coordinados por gente como Hans-Thies Lehmann, Coriún Aharonián, Gabriel Peluffo, Luis Ferreira y Lucía Pittaluga. Entre 1998 y 2005 forma parte del colectivo que gestiona la radio comunitaria Alternativa FM y es colaborador del suplemento Puro Rock del diario La República y de la revista Bonus Track. Entre 2006 y 2010 se desempeña como editor de la revista Guía del Ocio. Desde el 2010 hasta la actualidad es colaborador del semanario Voces. En 2016 y 2017 ha dado participado dando charlas sobre crítica teatral y dramaturgia uruguaya contemporánea en la Especialización en Historia del Arte y Patrimonio realizado en el Instituto Universitario CLAEH.