Home Cine TEMPORADA 2018: CINE INTERNACIONAL
0

TEMPORADA 2018: CINE INTERNACIONAL

TEMPORADA 2018: CINE INTERNACIONAL
0

Cantidad no significa calidad, y el 2018 fue ejemplo de ello en lo que respecta a cine internacional. Con 266 títulos exhibidos comercialmente, la temporada que termina estableció un récord en lo que va del siglo 21: marcas mayores se habían registrado sólo en los años 40, 50 y 60. Sin embargo, dos tercios de esas producciones fueron de mediocres a malas. En el resto hubo films vistosos e interesantes, y quince títulos de muy buen nivel que el espectador riguroso podría repasar o descubrir por Internet en las vacaciones de verano.

balanceProyecto Florida (USA, Sean Baker): Niña de seis años y sus amigos pasan el verano en un pequeño motel muy próximo a Disneyworld, mientras sus padres y el resto de los adultos aún sufren los efectos de la crisis del 2008. El resultado es un demoledor vistazo al patio más trasero del sueño americano. Fue la mejor ficción del año.

El hilo fantasma (USA, Paul Thomas Anderson): Londres, 1950: famoso modisto y su hermana marcan tendencia en la moda británica, hasta que ese hombre conoce a una joven que se convierte en su musa y amante. El film navega entre el amor y una oscura pasión erótica, con gran labor de Daniel Day-Lewis y un libreto extremadamente sutil.

Verano 1993 (España, Carla Simón): Otra niña de seis años afronta el primer verano de su vida con su nueva familia adoptiva tras la muerte de sus padres. Lejos de su entorno habitual, en pleno campo, esa niña deberá adaptarse a la nueva situación y plantar cara a su soterrado dolor. La mejor ópera prima del año, con sensible labor de Laia Artigas.

3 anuncios por un crimen (USA, Martin McDonagh): Una mujer de 50 años cuya hija adolescente fue violada y asesinada inicia por su cuenta una guerra contra la indolente policía de su pueblo, contratando unos carteles publicitarios que denuncian la situación. Gran labor de Frances McDormand, ayudada por un libreto y narración muy sagaces.

Visages Villages (Francia, Agnès Varda): Colaboración entre la nonagenaria directora de la Nouvelle Vague y el artista gráfico y fotógrafo J. R., un joven francés conocido por sus impactantes obras BALAMNvisuales, enormes intervenciones gráficas en calles y tejados de diversas ciudades del mundo. El mejor documental del año.

Lucky (USA, John Carroll Lynch): Historia de un octogenario que resiste el paso del tiempo en un estático desierto, llevando a cabo una férrea rutina diaria que lo parece proteger y a la vez lo vuelve eterno. Un universo emparentado claramente con París, Texas y Bagdad Café, y un emotivo homenaje al desaparecido Harry Dean Stanton.

Paraíso (Rusia, Andrei Konchalovsky): Una aristócrata rusa miembro de la resistencia, un colaborador francés y un oficial de la SS cruzan sus destinos en medio de la Segunda Guerra Mundial. El film marcó el regreso a la cartelera local del realizador de Escape en tren, con sobriedad dramática y lujos de fotografía en blanco y negro.

Las herederas (Paraguay, Marcelo Martinessi): Retrato sensible de la relación entre dos mujeres pertenecientes a una clase alta venida a menos, mientras una de ellas enfrenta una probable condena a prisión por estafa y la otra asume gradualmente su verdadera identidad sexual. Mejor film latinoamericano del año.

The Square (Suecia, Ruben Ostlund): Película sobre la desconfianza hacia el prójimo, la oposición entre la dura realidad y el arte bien pensante, la impostura, la hipocresía, el doble discurso, la animalidad y la criminalidad latente. Políticamente incorrecta, está realizada con muchísima rabia, fuerza y empuje.

Isla de perros (USA, Wes Anderson): Después que todas las mascotas caninas de Megasaki City son exiliadas a una isla que es un basurero, un niño de doce años viaja al lugar para buscar a su perro extraviado. La mejor animación del año se benefició de su costado formal iconoclasta, a contrapelo de las tendencias marcadas por Pixar.

Alanís (Argentina, Anahí Berneri): La protagonista es una trabajadora sexual, madre de un niño pequeño, que deberá pelear por hacerse un lugar en la sociedad. Con dirección y libreto de crudeza inusual para el cine argentino, y una fotografía premeditadamente “sucia”, el film contó con una madura y comprometida labor de Sofía Gala.

120 pulsaciones por minuto (Francia, Robin Campillo): Historia real de un grupo de jóvenes activistas de los años 90 que intentaron generar conciencia sobre el Sida, virus considerado infamante, mientras el Estado no aplicaba recursos económicos para hallar su cura. Narración torrencial y espíritu crítico en un film ganador en Cannes.

Monsieur y Madame Adelman (Francia, Nicolás Bedos): Medio siglo de relación entre Sarah y Victor, sus virtudes y defectos, sus pasiones y odios, sus encuentros y desencuentros, sus relaciones sexuales y sus infidelidades. Una propuesta distinta y cautivante, con un inteligente nivel de locura y una memorable labor de Doria Tillier

The Party (Gran Bretaña, Sally Potter): Comedia teatral con siete personajes (más un octavo ausente, pero muy importante), con sutil y a la vez desatado humor negro, y un elenco de lujo con un pico destacable en Patricia Clarkson. Propuesta austera (unidad de lugar y tiempo, fotografía en blanco y negro, 71 minutos) y notable sentido del ritmo.

El legado del diablo (USA, Ari Aster): Cuando el 99% del cine de terror tiene éxito en taquilla pero es chatarra pura, surge esta inquietante y maligna historia familiar con ritos satánicos heredados del mejor Polanski, narración clásica, y pocos pero muy efectivos efectos especiales. Para amantes del género, pero también para cinéfilos de ley.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Amilcar Nochetti Tiene 58 años. Ha sido colaborador del suplemento Cultural de El País y que desde 1977 ha estado vinculado de muy diversas formas a Cinemateca Uruguaya. Tiene publicado el libro "Un viaje en celuloide: los andenes de mi memoria" (Ediciones de la Plaza) y en breve va a publicar su segundo libro, "Seis rostros para matar: una historia de James Bond".