Home Opinión Tiempo de sanar por Luis Nieto
0

Tiempo de sanar por Luis Nieto

Tiempo de sanar por Luis Nieto
0

A modo de despedida, la ex vicepresidente, amenazó al gobierno entrante con llamar continuamente a sus ministros al Parlamento, porque entiende que la Ley de Urgente Consideración está plagada de cambios que sólo traerán retroceso al país. ¿Cuáles son los peligros que ve en esta extensa agenda que propone el nuevo Ejecutivo? ¿Cuáles son los ejemplos, doña Lucía, para amenazar con tales hecatombes? Bien valdría la pena una actitud más pedagógica, ¿no cree? El Parlamento ha perdido prestigio ante la ciudadanía. Lejos está de producir debates que contribuyan a ilustrar el proceso de las leyes, sus alcances. Ejemplos sobran, desde el agua hasta las comunicaciones, por la que el país, seguramente, tendrá que pagar 3 mil 500 millones de dólares. Humo que no se disipa, sobran los adjetivos y faltan argumentos convincentes y claros.

De acuerdo a la predicción de Lucía Topolansky no hay nada rescatable en las 10 secciones que integran el proyecto titulado: “Uruguay seguro, transparente y de oportunidades”. De ser así, lo que le espera a nuestro pobre país, entre el trancazo de la futura oposición, y la decisión de la ciudadanía el pasado noviembre puede acabar siendo algo muy parecido a un período pre insurreccional. ¿Estoy leyendo bien las señales que emite el sistema político? ¿No hay instancias capaces de amortiguar estas radicales diferencias que nos propone la conducción política del país, en el Ejecutivo o en la oposición?

Si tomamos en cuenta las palabras de José Mujica, no fue la Coalición Multicolor la que ganó las elecciones sino el Frente Amplio el que las perdió. Lo de la ley de Urgente Consideración no estaba en conocimiento de nadie, doña Lucía. Pero fíjese cómo comienza el título de la iniciativa tren del próximo gobierno: “Uruguay seguro…” Su fuerza política se encaprichó en mantener a Bonomi a cualquier precio, y, ya ve, ese fue el precio que el Frente Amplio tuvo que pagar. Bonomi parecía dar mucha importancia a los chiches con que dotó a la Policía, y seguramente debió haberlos adquiridos, de cualquier forma, pero el problema es que el delito siguió creciendo, la Policía no parecía responder a Bonomi, y cualquier mal pensado tendría derecho a deducir que haber puesto a un ministro del Interior con el currículum de Bonomi era un suicidio. Ahora que está todo el pescado vendido, ¿no lo ve así? La barra tupa estaba en todo su derecho de reclamar para sí Interior y Defensa, ¿pero no tenía a alguien con la suficiente cintura, como los que siempre tuvo, como para dirigir un cuerpo armado, con el que mantuvo un conflicto tan fuerte? Si se tratase de alguien con el perfil del ingeniero Manera hubiese sido otra cosa. La conducción del Frente Amplio pareció embretada en sus compromisos de cuotas y no pudo o no quiso pedirle cuentas al MPP.

Usted, doña Lucía, le debe su sillón vicepresidencial a la única persona que acabó acusada por la justicia en actos de corrupción, propios  de jerarcas del Cuarto Mundo.

Mire que la gente no se olvida que usted “vio el título de Sendic”. Sólo usted lo vio. Con todo respeto, prometer que va a someter a los futuros ministros a un peregrinaje sistemático al Parlamento, desde el pique, como si se tratase de una decisión política no de una lectura juiciosa del conjunto de iniciativas parlamentarias contenidos en el anteproyecto “Uruguay seguro, transparente y de oportunidades”. ¿Y si hay aspectos que la ciudadanía comparte igual se va a llevar puesta la opinión de los ciudadanos?

¿Escuchó “Mi revolución”? ¿No? Pídale a cualquier muchacho de su fuerza política que se lo envíe por whatsapp y escúchelo con atención. Mi hija lloró bastante  escuchándolo una y otra vez, con el corazón lastimado. Vea en el video de la banda la reacción de los jóvenes que cantan, emocionados y felices. El público joven entiende la letra, la comparte. No sé cuántos de nuestra generación comprendieron que nuestro tiempo ya pasó, el tiempo se disolvió en el propio tiempo. “Hoy, no quiero lo que me hace mal / lo oscuro del juego. / Hoy que es tiempo de sanar / las heridas del tiempo / hoy que pronto será ayer / regálate el momento.”

¿Y por qué, ahora que vuelve a integrar la oposición no se regala este momento, que, seguramente, no pensó volver a vivir, porque la revolución era para siempre? Por una mala carambola acabó ocupando el lugar de un hombre joven que defraudó a toda su fuerza política, supongo que a usted también, que se vio obligada a mentir para darle unos minutos más de vida política. Usted no pudo haber visto un título universitario que nunca existió, y esas cosas, doña Lucía son las que hartaron a los votantes que igual votaban a una heladera. Regálese el momento de pensar en el valor que tiene la sinceridad de un político. ¿Por qué seguir con lo oscuro del juego cuando se ha demonizado tanto a quienes hicieron de la política una profesión con piloto automático, sin momentos para preguntarse ¿pero qué estoy diciendo…?

Vivir en paz, medianamente reconciliados, es el sencillo sueño de muchos jóvenes ¿o no ve que este país se está llenando de sicarios y de tatuceras, que en lugar de sueños almacenan cocaína? ¿Se siente cómoda en un país así?

Nuestro país había abolido la pena de muerte muchas décadas atrás, nosotros la reimplantamos, ¿o no? Su fuerza política, cogobernó el Uruguay  durante 15 años y no pudo mover las raíces de los árboles, las semillas siguieron germinando, y las piedras de las mangueras todavía se mantienen unas sobre otras. ¿Usted no cree que ya es tiempo de que bajemos el tono de voz, y la intransigencia de nuestras afirmaciones, y escuchemos con atención el silencio de esos jóvenes, a los que pertenece este tiempo?

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js