Home Literatura Un museo, una casa, una historia por Nelson Di Maggio
0

Un museo, una casa, una historia por Nelson Di Maggio

Un museo, una casa, una historia por Nelson Di Maggio
0

El Zorrilla es uno de los más hermosos museos históricos nacionales. Tiene varios atributos para ello. Si la vieja casona familiar carece del valor arquitectónico de las sedes de Ciudad Vieja, posee, sin embargo, el encanto del interior amueblado con precisión detallística, conservado con aire poético y evocador; rodeada de un jardín poblado de variadas especies de árboles, dos amplias entradas, una abierta generosamente hacia la rambla, muy disfrutable en esta primavera equivocada. Desde 2001 se agregó una funcional y bien iluminada sala de exposiciones articulada sin tropiezos con el museo existente, donde se realiza una actividad regular y frecuente, de sagaz orientación por la directora, Lic. Mercedes Bustelo.

En ese estratégico lugar se hospedó temporariamente Tabaré cosmopolita, muestra de la curadora Laura Malosetti Costa, para memorar el 130 aniversario del poema de Juan Zorrilla de San Martín, con una interpretación —fortalecida con un equipo variado y profesional— original y con visión contemporánea, invadiendo con el montaje la parte principal con intervenciones de los artistas uruguayos Alicia Mihai Gazcue, Ana Tiscornia y, en especial por su irónica inventiva, de Mario Sagradini, diseminadas en el espacio de romántica sensibilidad, no fáciles de descubrir.

De Tabaré cosmopolita ya se escribió, en violenta síntesis, la semana anterior en esta página; ahora se agregan algunos nuevos elementos para ver con mayor atención la diversidad de objetos elegidos que contribuyen a estimar con mayor firmeza la singularidad de Tabaré cosmopolita, una de las mejores muestras de la temporada, que no debe pasar inadvertida entre estridencias perecederas.

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.