Home Teatro Una obra visceral
0

Una obra visceral

Una obra visceral
0
0

El pasado 30 de marzo se estrenó la obra teatral “El Amateur”, de Mauricio Dayub, que cumple 20 años desde la primera vez que fue presentada. Cuenta con la dirección de Pablo Rueda y la actuación de Gonzalo Pieri y Sebastián Carballido. Va los días 13, 20 y 27 de abril a las 21 horas, en Sala 2 del Teatro Circular. Voces conversó con Pieri y Rueda sobre cómo nació la idea de presentarla en Montevideo.

 

El Amateur es un Espectáculo seleccionado por el Programa
Fortalecimiento de las Artes Escénicas de Montevideo Cultura. Mauricio Dayub  es actor y director de teatro argentino. Desarrolló su carrera en Buenos Aires. Ganador del Premio ACE al actor revelación por su participación en las obras Compañero del alma y A lo loco. Se ha destacado con personajes en televisión, cine y teatro. En TV realizó programas como Cosecharás tu siembraLa elegida, Apasionada, AmigoviosComo pan calienteTiempo finalAmor en custodiaAmo de casa, ConsentidosGuapas, entre otros trabajos. En teatro actualmente participa de “Toc toc”de Laurent Baffie

 

Esta historia, esta obra, tiene ya su recorrido, ¿recuerdan la primera vez que tomaron contacto con ella?

Rueda – Sí, es una obra que yo vi hace 20 años ya, cuando arrancaba mis primeros pasos en el teatro, más que nada como alumno. Un día fui así sin saber de qué trataba, no tenía como referencias previas y me impactó mucho. Justo en la misma sala donde la vamos a representar ahora. Es algo significativo que sea en el mismo espacio e incluso ahora que hemos ido a la sala a ver cosas técnicas nos mostraron hasta una polea de aquella época que se usaba para esa obra. Lo que más me impactó en realidad es que es una obra muy visceral, nos cuesta hablar un poco sin develar algunos misterios, pero lo que tiene sí es sorpresa. Creo que no me hubiera pasado lo mismo si yo la hubiera visto ya sabiendo. Es  una obra conocida, incluso se ha hecho ya una película. Me impactó mucho la presencia de lo físico, de lo exigente que era para los actores que desempeñaban el papel. Tienen que dejar mucho de ellos y tienen que ser muy generosos desde todo punto de vista, desde emocional hasta visceral, hasta transpirar.

¿Cómo fue el proceso de montarla teniendo en cuenta estos desafíos?

Pieri – Yo en realidad me acerco a la pieza por Pablo, fue él que promovió la realización de este proyecto. Trabajamos juntos también en otro grupo desde hace ya cinco años o seis años, y en un momento Pablo empezó a comentar sobre la posibilidad de realizar este texto que hacía un tiempo que él venía con ganas de hacerlo. Porque le había impactado la historia hace 20 años, entonces me acercó a la pieza y algo particular que me pasó, más allá de todo el trabajo que hicimos, fue que la primera vez que leí el guión no podía parar de leer. Quería saber qué es lo que iba a pasar con estos dos personajes, que se presentan de una determinada manera. Después, como dice Pablo, hay como sorpresas. Recuerdo que tuve una reunión en la mitad, llegué justo a la reunión y me fui volando a terminar de leer, porque es intensa la historia, lo que comenta, lo humano que se presenta, lo visceral. Uno se puede sentir muy identificado. Es como ese deseo amateur de cualquier persona de acercarse a un logro.

Y una obra como esta que tiene una trayectoria, que incluso tiene una versión cinematográfica, ¿condicionan estos antecedentes a la hora de montarla?

Rueda – Sí, claro tiene un desafío adicional porque ya hay muchas referencias, además yo incluso hace un  par de años casi que me comuniqué con el autor, para decirle que se venían los 20 años desde que yo la vi. En Buenos Aires se estrenó un año antes. Y le pregunté sobre si él tenía pensado algo, me dice no, y se emocionó y estuvo de acuerdo en darme los derechos, a partir de eso empezamos con mucho intercambio. Es una pieza que adora, aparte él es un actor que la escribió también desde esa visión, como actor. Siento que es una obra que vale la pena, creo que después de esto me voy a tomar un descanso, por la obra y porque dirigir también es muy tenso, pero es algo que vale la pena. Yo soy docente de teatro también y puse mucho en juego, por el hecho de querer compartir una historia de estas con gurises, como me pasó a mí. Fue una obra muy reveladora, quizás otras sensibilidades puedan verla y digan “¡uy, qué ingenuidad!”, pero me parece que detecto y soy consciente de que a ciertas cabezas capaz que pueden dispararles cosas.

Pieri – Como actor de la obra me pasó que en lo personal prefiero otro tipo de teatro en el que se investiga desde lo profundo, del inicio con improvisaciones que se van fijando donde el texto surge como una parte más del proyecto, como la utilería como la escenografía. Pero también me gusta enfrentarme a retos que por ahí me hacen sentir un poco más incómodo, me hacen esforzarme e ir un poco más allá de mis posibilidades. Por eso también acepté la propuesta de Pablo de trabajar, trabajando en otra técnica. En este caso pasa eso, el texto es tan intenso, tan interesante que te atrapa y dan ganas realmente de representar a uno de esos dos personajes. En el proceso me pasó mucho también de al profundizar en el texto, en el decir del texto, en la trama, que se empiezan a encontrar detalles que son como increíblemente mínimos. Dijimos de ir a ver los antecedentes que hay, qué se hizo, cómo se hizo, y luego vemos cómo nos despegamos de eso o tratamos de evitar que nos contaminen los antecedentes

Rueda – Es imposible la contaminación, incluso por más que yo quisiera hacer una versión distinta, es imposible. Los actores son curiosos por naturaleza y por más que uno le prohíba ir como a esa referencia, se va a ir. De hecho terminamos viendo todos la película, que a mí no me gusta, si bien la hace el propio actor y todo, el que la escribió. Pero pasó por un proceso de pasteurización y perdió toda la intensidad que tiene, pero realmente tratamos de alejarnos lo más posible. Más allá de los antecedentes tratamos un poco de traerla acá a Montevideo, porque es una obra rioplatense, pero tenía algunos toques de Argentina. Hay referencias a calles que eso como que parece muy interesante, barrios de acá. Empieza como nombrando a Perón, que todo lo que significa. Encontrar algo similar acá en Uruguay no fue tarea fácil. Por eso optamos también por teñirlo con una mitología que vaya un poco más a lo filosófico y a lo científico y nos encontramos con verdaderos hallazgos. Acariciamos un poco el encuentro entre Einstein y Vaz Ferreira, empezamos a investigar y vimos cosas que eran, incluso hasta parlamentos, textuales de la propia obra. También un vínculo con el club de barrio y la cantina es algo que también nos interesaba. Y es muy importante también la presencia de lo musical.

Pieri – Son dos personajes que te los podés cruzar en cualquier barrio. Dos personas comunes y corrientes que intentan lo extraordinario. Son una suerte de Ícaros que intentan ir hacia el sol y que, que es una lamparita