Home Política UPM2 – Frente Amplio – Gobierno   El muro de silencio por Gustavo Melazzi
0

UPM2 – Frente Amplio – Gobierno   El muro de silencio por Gustavo Melazzi

UPM2 – Frente Amplio – Gobierno     El muro de silencio  por Gustavo Melazzi
0
0

 Los hechos; el disparador. 

   Voces tiene la sana costumbre de plantear cada semana un tema importante y abrirlo a diversas y contrapuestas opiniones, que sin distingo alguno publicará. Sin duda, es una necesaria contribución al debate, a la sana confrontación de argumentos, al enriquecimiento mutuo.

   En esa línea, la pasada semana (30/agosto/2018) publicó las respuestas a un tema de gran importancia nacional: la propuesta de UPM2 para una tercera planta de celulosa. La experiencia del semanario indica claramente que, con toda seguridad, fueron convocados diversos analistas. Pero, estimado lector, comparto con ustedes mi sorpresa: no hay una sola respuesta que defienda la propuesta.

Para ser más preciso: nadie de la empresa transnacional; del Frente Amplio, o del Gobierno respondió.

La propuesta importa a todo el Uruguay.   El propio gobierno lo dice; no hay entonces excusa. En diversos medios se han publicado varios y muy fundados artículos[ii] que demuestran su inconveniencia para el país; innumerables presentaciones (sobre todo en el interior) ante grupos preocupados por informarse y debatir.

   Pero, con la excepción de declaraciones de jerarcas oficiales, generales y a veces ofensivas del tipo “hay que estar loco para oponerse a UPM2” o similares, no se responden. Surge una obvia pregunta: si en dichos artículos  las referencias a los informes de la empresa a la Bolsa de Valores de Nueva York y a sus fabulosas ganancias; a nuestros multimillonarios fondos que regalamos a la empresa (por ejemplo) fueran tan erróneos, ¿no sería fácil e inmediato demoler la oposición a la propuesta?

Esto no sucede; y no sólo a partir de la convocatoria de Voces. El escenario muestra que UPM calla, y el FA – Gobierno sólo repite datos supuestamente obtenidos de un informe elaborado por una consultora privada contratada por la empresa cuyo contendido es secreto. Es la mejor demostración, clara e indiscutible, de que los  argumentos contrarios  al proyecto son correctos.

El tema es aún más de fondo.

   Porque todo indica que la estrategia oficial es hacer ver que la oposición a la propuesta no existe. Se ningunea; porque aceptar debatir sus argumentos es reconocer su vigencia, y plantear el tema en la sociedad.

Y ello puede culminar en un resultado que se teme; quizás un debate amplio, informado, serio, conduzca a que UPM2 se vea como no-positivo para el país y se descarte[iii]. “La verdad, una vez despierta, no duerme jamás” (José Martí).

Si consideramos este silencio, y además el manejo poco serio de las cifras implicadas (sobre todo en inversión, empleo, energía “limpia”, etc.), es fácil sospechar que existen “recomendaciones” para que no se participe en debates orales y/o escritos.

Este panorama se complementa con la no existencia de informes y debates independientes, sean del propio gobierno, de la Universidad[iv] y los sindicatos, y el usual periodismo que se limita a “abrir el micrófono” a las autoridades, sin repreguntar o referirse a planteos alternativos.

¿Cómo adopta el gobierno tales decisiones?

De pronto, como ilustración adicional importa considerar (en breve) otro ejemplo actual: la propuesta de venta de padrones sobre el mar junto al dique Mauá para López Mena y su proyecto. Por sus implicancias, el proyecto no es menor, pero el gobierno intentó en silencio que se aprobara incluyéndola en el fárrago de las más de 400 páginas de la Rendición de Cuentas[v]; luego, al tener que separarla, logró su aprobación en Senadores. Pero una reacción social que abarca diversos sectores logró “agitar las aguas” y, hoy, hay varios arrepentidos de su voto y, otros, se disponen a no votarlo.

   Se percibe por tanto un claro autoritarismo, y el interés por decidir en silencio y “por sí mismo”, resguardado por una prescindencia y acompañamiento acrítico de su fuerza política. Quienes más deberían interesarse y fomentar la transparencia; la divulgación de información veraz; impulsar debates y, por tanto, apoyarse en el compromiso de las mayorías cuando de proyectos que a todos involucran se trata, no lo hacen.

Es usual escuchar y leer la afirmación de que “todos somos responsables” de tal situación. Nada más falso; es un intento por diluir responsabilidades. Es inadmisible comparar las reales posibilidades de la población e incluso de muchos militantes afines al gobierno para incidir, con la responsabilidad que a éste corresponde y sus posibilidades.

Una conclusión. Una real transparencia, información y debate en proyectos de interés nacional, a fin de llevar a la realidad los discursos de “un gobierno de la mayoría”, lejos están del autoritarismo y la implícita soberbia con que se impulsan las propuestas existentes, en especial la de UPM2.

 

 

 

 

[i] Ninguna alusión  a la famosa película de 1955: La conspiración del silencio.

[ii] Voces 19/oct/2006; Brecha 02/nov/2007; Brecha 05/ago/2011; Voces 18/ago/2016; Brecha 27/abr/2018; Voces 30/ago/2018.

             [iii]  Incomparable con las mínimas y formales “Audiencias” ambientales o similares.

            [iv]   En particular es llamativa la ausencia de la Universidad en esta polémica. Uno     esperaría

que un asunto de esta magnitud motivara múltiples análisis desde varios puntos de vista

[v] ¿Sabe el lector que hay abogados especializados en incluir en ella asuntos para que en el paquete pasen desapercibidos?

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.