Home Música Un viaje a las raíces del tango
0

Un viaje a las raíces del tango

Un viaje a las raíces del tango
0
0

En el marco de los 100 años de “La Cumparsita” y del tango canción, este jueves 12 se presenta “Tango brujo” en el Auditorio Nelly Goitiño del Sodre (Sala Héctor Tosar). Será a las 18 horas y habrá tango, milonga, milongón y candombe. Cuenta con la dirección musical de Panchito Nolé y la dirección general de Tomás Olivera, quien contó a Voces cómo se preparó este espectáculo.

Tango Brujo pretende rendir homenaje a todos los artistas (compositores, autores, músicos, vocalistas, bailarines, percusionistas, etc.) que hicieron de esta especie musical del tango un atributo de nuestro patrimonio, tomando como emblema la creación de Gerardo Matos Rodriguez “La Cumparsita” y la mística de Carlos Gardel como símbolo del tango-canción. Ofrece a las nuevas generaciones, una panorámica nostálgica del tango, la interrelación de sus elementos gestores y su evolución. Se trata de nuestro patrimonio musical, determinante del perfil típico de la idiosincrasia de los pueblos del Río de la Plata.

La importancia del espectáculo que ofrece se basa en la divulgación de información, de defensa del patrimonio musical y étnico de Uruguay. Su desarrollo implica hurgar en los principios del tango como resultado de la amalgama de los inmigrantes, de los esclavizados africanos y de los avasallados aborígenes, hasta ya avanzado el siglo XX certificando equivocadamente nuestra idiosincrasia.

El conjunto Bantu es un grupo artístico creado en 1971 en el Barrio Reus al Sur. Su nombre recuerda a la mayoría de los negros que fueron traídos al Rio de la Plata y que predominaron en nuestro territorio sobre las otras etnias africanas esclavizadas. Durante su labor ininterrumpida, desde entonces hasta el presente, el conjunto ha realizado una esforzada tarea cultural de investigación y difusión de la historia y folklore afrouruguayo. Su trayectoria, colmada de reconocimientos y distinciones lo ha destacado dentro de Uruguay y en el exterior. Ha participado en congresos, seminarios y simposios nacionales e internacionales, en ciclos didácticos para estudiantes de Secundaria, de Primaria y para el público en general, en conciertos con la Orquesta Sinfónica Oficial y ha sido reconocido por su participación en obras de beneficencia. Se ha presentado en Chile, Francia, España, Argentina, entre otros países.

Tomás Olivera es su director. Nació en Montevideo y es investigador, conferencista, docente, percusionista, escultor y divulgador de las tradiciones afrouruguayas. A partir de 1965 se vinculó al teatro Negro Independiente, experiencia vital de escena y cultura, del cual emergió en 1971 el Conjunto Bantu. A mediados de los  ‘80 realizó, con un equipo multidisciplinario, los audiovisuales Africandombe y Barrio Reus al Sur, que fueron exhibidos en forma didáctica en instituciones culturales y escuelas de todo el país. En los años 2000-2001-2002 realizo videos en homenaje a Juares Lamarque Pons “El nacionalismo uruguayo” y a Pedro Ferreira “Como el Uruguay no hay”. Dirige al Conjunto Bantu de Montevideo desde su creación hasta el presente. Es presidente de la Asociación Civil Africanía, ambas instituciones dedicadas al cultivo y difusión de la cultura afrourugaya en especial al candombe y a sus géneros afines: el tango, la milonga y el milongón. Ha recibido varias distinciones en Uruguay y el exterior y en 2014 participó como Director General del Ballet Africano de Montevideo-Bantu, en formación y presenta el proyecto ante UNESCO siendo aprobado el mismo en diciembre de ese año. En 2015 dirige y participa en la ejecución del Proyecto aprobado por UNESCO: “Creación del Ballet Africano de Montevideo”. En 2016 participa del Jurado del “Desfile de Llamadas al Puerto” (10mo. Aniversario) en la Ciudad de Salto.

 

¿Como vive la celebración de estos 100 años de “La Cumparsita”?

Con mucha emoción y con mucho orgullo de ser uruguayo. Ser oriental. Por todo lo que ha dado este pequeño país, con una población tan pequeña. Con gente tan capaz, que se ha dado en distintos órdenes. Y en este caso en la música. Somos el país que dio el autor de “La Cumparsita”, que es la segunda canción más reproducida y conocida en el mundo. Lo vivo con mucha emoción y con mucha responsabilidad también por ser el que da la cara frente al público, en este caso del espectáculo “Tango brujo”, que vamos a presentar este jueves. Y donde vamos a celebrar los 100 años de “La Cumparsita” y el tango canción también. Porque ahí aparece “Mi noche triste”, que es donde cambia justamente la modalidad del tango, de los primeros tangos del siglo pasado. Y tenemos el orgullo, además, y a pesar de que es un tema polémico, de tener a Carlos Gardel, ser la tierra de Carlos Gardel.

¿Qué lugar ocupa en su historia artística personal “La Cumparsita”?

Bueno, la escucho prácticamente desde que empecé a caminar. Desde siempre. Y por algo es un ícono popular de la música del Río de la Plata. El tango refleja la mirada nostálgica que tenemos los rioplatenses. Es muy similar cómo se formaron los pueblos de las dos orillas, por esas oleadas de inmigrantes europeos. Con lo que dejaron los indígenas y luego los negros esclavizados que se trajeron para trabajar en América. Con todo eso se forjó una forma de ser que la tenemos solamente los rioplatenses. Una amalgama muy especial.

¿Como ha sido su vínculo con la música en general y con el tango en particular?

Mi familia es de músicos por ambos lados, por el de mi padre y el de mi madre. Mi madre tocaba el piano, mi padre era violinista. Y además nos criamos en un barrio muy particular como es el barrio Reus al Sur, y barrio Ansina, donde siempre teníamos los tambores presentes. En casa siempre teníamos un piano, música y tambores. Yo me crié en ese ambiente, fue una amalgama de mi ser y mi formación en música.

¿Cuál es la apuesta del proyecto “Tango brujo”?

Se trata de una panorámica del tango, donde intentamos en forma resumida cómo se forma el tango, y partimos de las raíces. El aporte que han hecho y trajeron los inmigrantes, los españoles y fundamentalmente los italianos con sus canzonettas. Eso se mezcló con lo criollo, los payadores, los poetas de nuestro suelo. Y también con lo que aportaron los negros, que está en las raíces del tango. Tan es así que está vinculado con la milonga y el milongón y el candombe es protagonista. Todo eso tratamos de mostrarlo. Pasamos por los primeros tangos del 900 hasta la década del 10. Luego seguimos hacia adelante, tratando de hilvanar autores uruguayos y argentinos. Mostrando temas y autores fundamentales del Río de la Plata. Todo para homenajear al tango y a “La Cumparsita”. Con la dirección musical de Panchito Nolé, que es toda una garantía de calidad, porque obviamente no vamos a descubrir ahora quién es Panchito Nolé.

¿Cómo ve la serie de homenajes que se están haciendo a “La Cumparsita”? ¿Le parecen adecuados?

Debería haberse actuado con mayor conciencia, con más responsabilidad. Se han hecho cosas, pero se le podría haber dado la gran dimensión cultural que tiene. Siempre se escapan algunas cosas, y no se le da la trascendencia que sí se le da en otros lados, por ejemplo en Argentina. O Europa. Hay varias milongas bailables y atractivos sobre el tango en Alemania y Japón, por poner dos ejemplos. Acá no se le da la medida justa, aunque es un poco nuestra forma de ser.

¿Y cómo ve las nuevas generaciones de intérpretes y voces del tango?

Es algo natural, es parte de la evolución. Hay cosas que son propias de una época de oro del tango que es irrepetible, que es la del 40 y del 50. Aunque apareció luego un musico excepcional como fue Astor Piazzola. Siguen apareciendo, pero nadie va a poder superar por ejemplo “Cambalache”, que sigue vigente y seguirá. O la voz de Carlos Gardel. Pero igualmente siguen surgiendo grandes valores y eso es muy bienvenido.