Home Teatro Violencia, acoso, y fragmentos de un mundo virtual
0

Violencia, acoso, y fragmentos de un mundo virtual

Violencia, acoso, y fragmentos de un mundo virtual
0
0

A Paco Bezerra, el autor de la obra teatral Grooming, lo conocimos en Uruguay en el año 2013, cuando la Comedia Nacional estrenara Ahora empiezan las vacaciones, una reescritura de la obra El pelícano de August Strindberg. En el programa de mano de aquel espectáculo, dirigido por Sebastián Barrios, se leían algunas palabras de Paco Bezerra, quien afirmaba que había partido de conflictos y personajes de Strindberg: “con el objetivo de acercar la pieza a nuestro crítico, violento y corrupto presente”. La forma en que concibe Bezerra a la sociedad contemporánea es clara.

Ahora empiezan las vacaciones, escrita en 2012, se centraba en un conflicto generacional intrafamiliar con connotaciones macabras. Grooming, escrita en 2009, también plantea un escabroso conflicto entre generaciones, el abuso sexual de adultos sobre adolescentes. La expresión grooming se encuentra asociada al acoso sexual mediante redes sociales, y así es planteada en el texto de Bezerra, por lo que el tema es de mucha actualidad. Las posibilidades de desarrollar un tema tan complejo y con estas características en una sala teatral eran difíciles de imaginar a priori, pero la versión de Micaela Larriera que se puede ver en el Centro Cultural España es teatralmente eficaz.

La obra comienza “in media res”, directamente con el encuentro entre una menor y un pedófilo que abusa de ella. Luego la historia irá hacia atrás para encontrarnos con los mecanismos de acercamiento y engaño que el adulto utiliza, redes sociales mediante, para extorsionar y presionar a su víctima. La historia tendrá alguna vuelta de tuerca inesperada, quizá inverosímil, pero el eje de la obra es la exposición de una práctica que delata el carácter “crítico, violento y corrupto” de nuestro presente.

Esta es la primera vez que vemos un espectáculo dirigido por Micaela Larriera que no es de su autoría. Los anteriores, Gente Normal (2014) y Bueno Regular (2015) fueron escritos tomando mucho del trabajo con los actores y actrices en los ensayos, por lo que dirigir un texto ya terminado de otro autor era un desafío. El resultado es sorprendente por varias razones. En primer lugar por la utilización de dispositivos como una retroproyección (una proyección desde atrás de una pantalla que divide el escenario) que permite jugar en vivo en dos planos claramente diferenciados. De esa forma los aspectos más escabrosos aparecerán en un plano “fuera de escena” mientras que otros momentos de la obra serán representados de forma tradicional. Por otro lado los recursos audiovisuales son muy eficaces para reproducir el encuentro virtual, vía chat, entre el abusador y su víctima. El mecanismo que hace andar Larriera es complejo, pero funciona a la perfección. El resultado coloca al espectador ante una historia fragmentada, con zonas imprecisas, narrada con recursos diversos que potencian esas zonas imprecisas. El trabajo de los diseñadores (Lucía Acuña, Juan Gutiérrez de Piñerez y Facundo Florit) junto a la directora es superlativo.

Por otro lado los personajes no muestran su historia linealmente, no evolucionan dominados por un pathos determinado, lo que también genera una dificultad extra a las actuaciones. Los actores van hacia atrás y hacia adelante con sus personajes, pasan de un plano de actuación a otro, y siempre lo hacen con gran naturalidad, sin excederse lo más mínimo para entorpecer la verosimilitud de la historia.

La obra es interesante por acercarse a un tema escabroso que involucra a las sociedades contemporáneas, pero como espectáculo es más interesante aún, por la gran capacidad de la directora y el grupo de creadores que trabajan con ella para montar el texto siempre teniendo atentos a los espectadores y generando un hecho estético novedoso para nuestra escena. La capacidad que demuestra Micaela Larriera de manejar recursos diversos (nunca gratuitos sino funcionales al espectáculo) manteniendo unidad estética es realmente sorprendente. Quedan pocas funciones, así que a estar atentos.

Grooming: Autor: Pacto Bezerra. Dirección: Micaela Larriera. Elenco: Andrea Hernández y Carlos Schulkin.

 Funciones: jueves 16 y viernes 17 de noviembre a las 21:00. Centro Cultural de España.

Leonardo Flamia

Periodista, ejerce la crítica teatral en el semanario Voces y la docencia en educación media. Cursa Economía y Filosofía en la UDELAR y Matemáticas en el IPA. Ha realizado cursos y talleres de crítica cinematográfica y teatral con Manuel Martínez Carril, Miguel Lagorio, Guillermo Zapiola, Javier Porta Fouz y Jorge Dubatti. También ha participado en seminarios y conferencias sobre teatro, música y artes visuales coordinados por gente como Hans-Thies Lehmann, Coriún Aharonián, Gabriel Peluffo, Luis Ferreira y Lucía Pittaluga.
Entre 1998 y 2005 forma parte del colectivo que gestiona la radio comunitaria Alternativa FM y es colaborador del suplemento Puro Rock del diario La República y de la revista Bonus Track. Entre 2006 y 2010 se desempeña como editor de la revista Guía del Ocio. Desde el 2010 hasta la actualidad es colaborador del semanario Voces. En 2016 y 2017 ha dado participado dando charlas sobre crítica teatral y dramaturgia uruguaya contemporánea en la Especialización en Historia del Arte y Patrimonio realizado en el Instituto Universitario CLAEH.