Home Literatura Vittorio Gregotti (1927-2020) Arquitecto del Centro Cultural de Belém, Lisboa por Nelson Di Maggio
0

Vittorio Gregotti (1927-2020) Arquitecto del Centro Cultural de Belém, Lisboa por Nelson Di Maggio

Vittorio Gregotti (1927-2020)  Arquitecto del Centro Cultural de Belém, Lisboa por Nelson Di Maggio
0

Cerca de la enorme Plaza del Imperio, al borde del río Tejo, el barrio histórico de Lisboa, poblado de la grandiosa arquitectura manuelina de los siglos xiv-xv —Torre de Belém, Monasterio de los Jerónimos, Capilla de San Jerónimo— se construyó el Centro Cultural de Belém, uno de los mayores del mundo, edificio minimalista y austero que se opone al barroco lusitano que lo rodea. Un barrio dentro del barrio, bien incorporado en su cuidado diseño. Construido por el arquitecto italiano Vittorio Gregotti asociado al portugués Manuel Salgado entre 1988 y 1993, para actividades complejas dedicadas al teatro, la música, la fotografía, las artes visuales, con amplios módulos que orientan al visitante por amplias avenidas hacia los cuatro puntos cardinales. Un lugar tranquilo lejos del bullicio de la capital, distante a media hora, de atrapante hermosura y múltiple disfrute al mostrar lo mejor que circula en espectáculos y exposiciones internacionales; incluye, a poca distancia, la famosa cafetería con deliciosos pasteles de receta secreta.

Vittorio Gregotti (1927-2020) es el primer arquitecto de fama que fallece por covid-19, en Milán, uno de los epicentros de la enfermedad, el domingo 15 de marzo a los 92 años. Nacido en Novara, estudió en el Politécnico de Milán, donde se graduó en 1951. Junto con Ernesto Rogers y Giotto Stoppino diseñó la exposición Architettura, misura dell’uomo para la IX Trienal de Milán. Se especializó en diseño de sillas, estanterías de pared y mesa de madera contrachapada; fue creador de interiores, muebles de estilo Neo-Lyberty* y sillas de junco entretejido. En 1984 trasladó su estudio a Milán y aceptó un puesto como profesor del Politécnico de Milán en 1984, que mantuvo hasta 1978. Abandonó a sus socios y fundó un estudio propio. Vinculado al floreciente ambiente literario, fue editor redactor de la conocida revista de arquitectura Casabella-Continuità (1963-1965) y más tarde su director (1982-1996); Il Verri, de literatura (1979-1998), entre otras. Fundó y dirigió la primera Bienal de Arquitectura, integrada a las artes visuales en Venecia. Teórico y conferencista, publicó numerosos libros, proyectó e intervino variedad de obras arquitectónicas, no todas concluidas, en Italia, España, Francia y China en los años 90. Hacia la segunda mitad de los años 60 la autonomía y la condición de la obra de arte con el minimalismo y la consagración del pop art, la porosidad de los géneros formales incorporó la fotografía, la filmación y el texto como soportes en una exploración entre arte y vida, lo cual provocó nuevas ideas políticas y sociales. Estallaron los paradigmas tradicionales. La arquitectura también cambió. Se debilitó la idea del principio modernista de asociar la forma a una función y llevarla a la categoría de símbolo. La inmovilidad de la arquitectura comenzó a transgredirse, así como las ideas recibidas en nuevos hábitos de vida. Gregotti, atento a las ideas filosóficas de su tiempo (Umberto Eco, Jacques Derrida), profundo conocedor de la historia tardó en modificar su concepción «clásica» para intimar con el patrimonio ambiental y adaptar los edificios al nuevo urbanismo. El Centro Cultural de Belém es típico en su severa grandeza en diálogo con la grandiosidad histórica. Con Vittorio Gregotti desaparece un referente mayor del diseño y la arquitectura.

* Nacido en Italia en los cincuenta, contrario al racionalismo y el organicismo arquitectónico, fue solo defendido por Gae Aulenti en el proyecto del Museo de Orsay, París.

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.