Home Editorial ¿Y por casa como andamos?
0

¿Y por casa como andamos?

¿Y por casa como andamos?
0
0

 

“Uno es la ética en la función pública y la lucha contra la corrupción. Es un deber de cada agente público, de cada uno, conducirse éticamente. No sólo no robar, sino también no engañar, hacer realidad cotidiana la idea de servidor público. No procurar el beneficio propio o de los nuestros, sino el de la comunidad, sin amiguismos. Desde luego que ningún grupo, ningún partido, ningún gobierno, está libre de las caídas antiéticas de algunos de sus miembros. Pero frente a ello hay que actuar, no tolerar los desvíos éticos y, con las garantías de debido proceso, juzgar y sancionar a los responsables de conductas corruptas. Sin concesiones.”

Javier Miranda, discurso en Piriápolis el 4 de febrero

 

¡Gran revuelo gran!  Escándalo en las intendencias  opositoras.

Nepotismo, amiguismo, clientelismo, favoritismo y algún otro ismo.

La interna nacionalista está que arde y se pasan facturas  de un

lado al otro, a veces con gritos y otras con profundos silencios.

Como dijo el “Negro jefe”: los de afuera son de palo y no nos

metemos, que se arreglen los blancos como puedan  con sus líos.

¡Ah no, pará! Estamos hablando de la administración pública y hay

que meterse sí o sí, y recordarles  la ética de la responsabilidad.

Fue clarito el presidente del FA en el acto aniversario en este tema.

La cuestión es si los frentistas estamos libres de culpa como para

tirar la primera piedra o lanzar terrible cascote a los adversarios.

Compañeros, lamento comunicarles que está bravo el partido.

Las banderas de transparencia, idoneidad y ética que levantamos

durante tanto tiempo como oposición, están medio rasgadas y con

algunas manchas que nos quitan autoridad moral para poder hablar.

Ejemplos sobran de metidas de patas personales y partidarias que

toleramos, dejamos pasar o justificamos porque eran “compañeros”.

Hay indignación y desgaste, hay descrédito  y mucha calentura.

No campea la esperanza y la mística con la cual se fundó nuestra

herramienta y llenar un estacionamiento de gente no es la solución.

No podemos hacernos trampas al solitario ni justificarnos con que

somos mejores que los otros,  es un verso, no alcanza ni convence.

Necesitamos un ventarrón fuerte que sacuda la casa, que se lleve la

basura acumulada y entre todos reconstruir los cimientos éticos.

No es fácil, pero el Frente  Amplio nunca la tuvo fácil, hace memoria

Como cantó la Falta hace unos cuantos carnavales y tiene vigencia:

“Hay que empezar otra vez, dale que vos podés.”

Alfredo García

Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.