Home Música “Está Jaime y después viene el resto”
0

“Está Jaime y después viene el resto”

“Está Jaime y después viene el resto”
0

Francis Andreu acaba de editar el disco “Francis canta Jaime Roos”. Allí interpreta 10 temas del cancionero del más popular de los músicos uruguayos. Éste jueves 4 se presenta en la Trastienda, luego de dos funciones a sala llena. La cantante contó a Voces cómo fue el proceso de dar a luz este trabajo basado en las canciones de Roos.

Francis Andreu vuelve con un nuevo trabajo discográfico que recopila grandes éxitos de Jaime Roos, un disco producido por Guzmán Mendaro. En la gacetilla de presentación del disco se dice: “Alguna vez alguien tenía que descubrirlo. Estaba ahí, tan cerca que nadie lo veía: en la obra de Jaime Roos, debajo de la murga, del rock and roll y los huaynos, de la canción y el candombe, late un solo género. El tango. Como una escultora que va tallando la piedra para revelar una figura que ya existía, que solo había que definirla, la exquisita cantante Francis Andreu –artista de una extraña modernidad, descendiente de la línea fraseadora de Roberto Goyeneche- se zambulle en uno de los cancioneros más sofisticados y profundos del Río de la Plata y ofrece esta belleza titulada, elemental y coloquialmente, “Francis canta Jaime Roos”.

Las canciones elegidas son: Colombina, Al Pepe Sasía, Lluvia, Solo contigo, Aquello, Los futuros murguistas, No dejes que, Adiós juventud, Y es así y Piropo. En el disco participan Guzmán Mendaro (producción, arreglos, guitarra y coros), Andrés “Poly” Rodríguez (guitarrón y coros), Gabriel Rodríguez (contrabajo), Pablo “Chamaco” Abdala (bombo legüero), y Diego Verdier (grabación, mezcla y masterizado).

¿Cómo nace la idea de estos espectáculos y de dedicar un disco entero a versionar canciones de Jaime?

Uno se apropia de los temas de él porque son temas que, en mi caso, los escucho desde que tengo seis años. Uno tiende a apropiarse de las cosas que conoce mucho y lo que pasó justamente con esto es que nosotros cantábamos estos temas en un plan de asado y en las camionetas yendo para el interior a tocar. Un día dijimos “tenemos que hacerlo de verdad”. Yo soy una mina bastante conservadora, soy como muy exigente conmigo y digo bueno, no soy una gran cantora, sí soy una intérprete. Entonces me parecía que yo sabía tango, y que tenía como un mercado – de hecho, lo tengo y lo recontra siento -, y tengo temores, ahí. Y no se porqué un día en febrero me levanté, llamé a Guzmán y le dije “escuchá, vamos a encarar el tema de Jaime, vamos a ver los arreglos de Jaime a ver qué onda”. Y Guzmán, que es muy rápido, y me conoce mucho la bipolaridad (risas), armó la juntada al otro día. Ya empezamos a darle actividad y quedamos todos muy enganchados con el laburo, con intentar encontrar la versión más pura de las canciones. La materia prima real es las canciones de Jaime, y la idea era sacarle ese “rococó”, el carnaval, y dejarla así como medio desnuda …

¿Y el repertorio cómo lo fueron armando?

Por el tono, por la piel. Son todos temas que están ahí por amor … El único tema que yo dudé en un momento, que no sabía si era para mí, fue “Piropo”. Es un temazo, pero que es también muy popular, y ahí me cuestioné hacerlo. Finalmente salió, y la verdad es que en vivo me di cuenta de que es de los temas que más “tira” …

¿Y Jaime en qué momento toma conocimiento de este proyecto?

Le mandé un mail y le dije que hacía años que tenía esa admiración y amor por él, porque lo conozco, nos queremos y para mí es el número uno. Está Jaime y después viene el resto. Le mandé ese mail y le dije “mirá hace un tiempo que quiero cantar algunas canciones, quiero saber qué opinás. Te lo digo con respeto y con amor”. Y me dijo una maravilla de cosas, que era un honor, que no lo podía creer, que qué divino. Y además que fuera con Guzmán en el medio, porque lo conoce también y lo quiere mucho, toco con él dos años. Cuando terminé el disco le mandé el master general. Él es muy ubicado, un crá. Lo aprobó, le encantó. Es muy generoso. Lloré con ese mail. Tuve su aval y su confianza para poder encarar este proyecto. De hecho, si no hubiera tenido el aval de él no lo hubiera hecho. “Los futuros murguistas” fue de las canciones que a él más le sorprendió. Me dijo que nunca se la hubiera imaginado.

¿Cómo manejaste el hecho de que son canciones muy populares, muy escuchadas, a la hora de armar tu propia versión?

Con mucho miedo, imaginate. Era una cosa muy jugada. Por eso creo que dudé tanto y esperé tanto tiempo para encararlo. Era escuchar el corazón. Pero me tranquilizó y ahora me doy cuenta de que a la gente le gustó. No te puedo explicar las reacciones divinas de la gente. Pero cuando hay algo que está lindo y que va con tanto amor es como muy difícil que se reciba mal.

¿Estos recitales son la primera vez que éstas canciones del disco son escuchadas por el público?

Sí, y la respuesta de la gente es maravillosa. De hecho, me emociono cada show porque no puedo creer con el amor que escuchan. Obviamente que en el show también canto tango porque sino no soy yo, es como perder mi identidad. Es como que me saque la cicatriz que tengo (risas). Eso no lo voy a hacer. El tango es un poco lo mismo, pero la respuesta con las canciones es impresionante. Con “Colombina”, por ejemplo, se genera un clima tan increíble, tan maravilloso. Con todas, porque están muy bien paridas desde el génesis.