Home Música “Queremos hacer canciones de disfrute en la danza y en la escucha”
0

“Queremos hacer canciones de disfrute en la danza y en la escucha”

“Queremos hacer canciones de disfrute en la danza y en la escucha”
0

El próximo 2 de agosto “Más quereres” presentará “de la piedra de allá”, disco de autoría de Ernesto Díaz, Alessandro Podestá y Guzmán Rivero. Será en la Sala Blanca Podestá de AGADU (Canelones 1122) a las 21 horas. Voces conversó con los integrantes del grupo sobre la propuesta.

La banda presenta canciones originales en letra y música, con una propuesta en vivo que apunta al baile, así como también a músicas intimistas. El proyecto surge de la comunión artística de Alessandro Podestá (Perú) y Ernesto Díaz (Uruguay), con la fusión de ritmos populares de diversas expresiones del mestizaje americano: desde Montevideo integra el sonido regional de la frontera Uruguay- Brasil, así como de la cultura Andina y del Caribe. Ocho músicos en escena, con mucha energía, orientados con la canción como eje. El repertorio de la banda confluye en tres discos: “Cualquier uno” (Ayuí, 2014); “Más Quereres” (2017); y “de la piedra de allá” (2019), con la sumatoria de temas inéditos de reciente composición.

LA BANDA: Ernesto Díaz (percusión y voz), Miguel García da Rosa (batería y percusión), Leo Méndez (bajo), Guzmán Rivero (guitarra eléctrica y voz), Fernando Cortizo (guitarra acústica y voz), Johannes Stenger (clarinete y voz), Mauricio Sepúlveda (trombón y voz) y Alessandro Podestá (voz).

Más Quereres echa raíces en los ritmos populares de América.

 ¿Cómo nació la idea de armar este proyecto?

Ernesto Díaz – Surgió de la grabación del LP «Más quereres», que fue en 2017, como culminación de un proyecto de Dúo entre Alessandro y yo. Le dije de grabar esos temas, la mayoría de su autoría, salvo «Yanina», que es una canción mía, y «Niña» que es de Eduardo Herrera, un compañero argentino. También «Contigo el salto» de Señor Faraón. Coarreglamos y grabamos con gente amiga. Desde ahí, Leo Méndez y Javier Alvez Bellini quisieron tocar el repertorio en vivo, y nos invitaron a esos efectos. Se sumó Ismael Varela «Señor Faraón» en batería y percusiones. Con el tiempo vino arrimándose gente. Como un colectivo, surgió otro disco «De la piedra de allá», en 2018, que grabamos junto a Guzmán Rivero. Un repertorio básicamente mío y de Alessandro, con algunas coautorías. A partir de ahí, ya sin Javier e Ismael, se sumaron Fernando Cortizo, Guzmán Rivero y Miguel García da Rosa, que fue mi compañero desde siempre y no estaba tocando, junto a Johannes Stenger (Clarinetes y voz) y Mauricio Sepúlveda (Trombón y voz) se conformó lo que es la banda estable.

¿Qué le fue aportando cada uno de los integrantes?

Ernesto Díaz – Todos venimos de distintos proyectos, Alessandro, Fernando y yo tenemos nuestros proyectos solistas y compartimos otras formaciones. Muchos somos compositores, hay varios arregladores, gente de formación académica y gente autodidacta. La arreglística se gesta con todos, y apuntamos a un repertorio bailable. El eje común de cada integrante es justamente la energía para tocar y no perder la “bailabilidad”.

¿Cómo se fue conformando el repertorio?

Hay muchas canciones, algunas quedaron fuera, como «Naná de agua», tal vez la más conocida de nuestro repertorio inicial, pero está en descanso por un tema de la estética de la banda.  Todos aportamos, de aquí en más, composiciones concretas o recomposiciones arreglísticas de temas que ya estaban grabados. La mayoría del repertorio es compuesto para la banda, o arreglado con el fin de sonar con lo que tenemos.

¿Cuáles son los ritmos que están presentes en la propuesta?

Somos de tener una lectura tercermundista de lo que es la música popular y masiva. Tenemos distintas vertientes de música popular en nuestros hipotálamos, como música «materna», pero todas ellas con arraigo en la identidad latinoamericana, tan vasta, diversa, incluso contradictoria. Vamos desde el festejo peruano, al candombe de lenguaje soul, bachata o ritmos centroamericanos como aires de son y de bomba, carimbó del norte del brasil, marcha rancho, afoxé, habaneras o milongas, en algunos casos. Siempre son canciones. No tenemos temas instrumentales por ahora.

Conceptualmente, ¿a qué pretende remitir el concepto de “la piedra de allá”?
Es un disco despojado de solos, son canciones que tienen un pie en la danza pero no en el divertimento liso y llano. Hay experimentación, como en el tema «Cobra de dos cabezas» o la versión de «Redención», que tiene una parte B recompuesta por Alessandro bajo mi pedido, que modulara a una tonalidad mayor, y también canciones más lisas como «Camila» o «Un río» aún sin nombre, o mismo «Marcha Rancho», que es una lectura de la rítmica tradicional del género en Brasil.

¿Por dónde transitan los temas inéditos que se van a mostrar?

Los temas inéditos transitan algunas maneras de hacer plena en Uruguay, más norteñas o más montevideanas. Hay algo de Coco, del Brasil, nada en estado purista, pero sí unido por la danza. Queremos hacer canciones de disfrute en la danza y en la escucha, pero no hacer algo que sea de escuchar en desmedro del bailar. También estamos preparando canciones de y con gente querida con la que compartimos esta realidad musical que ahora está muy deshumanizada y sin artesanía en lo que a música masiva se refiere. Queremos que suene a gente tocando, con todo lo errático que eso pueda denotar y connotar.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js