Home Editorial ¿Dos modelos de país?
0

¿Dos modelos de país?

¿Dos modelos de país?
0

Las ideologías son como las brujas, que las hay, las hay.

Y la verdad me rechina que se hable de “razonabilidades”,

anteponiendo como elemento central una supuesta contradicción

del énfasis en lo individual frente a otro énfasis en lo colectivista.

Y se cae en viejos clichés dándole al liberalismo la propiedad de la

libertad, la iniciativa individual y la responsabilidad frente a un

dirigismo burocrático que planifica, obliga y vigila a la sociedad.

Me parece que es una manera muy superficial de encarar el tema.

Las sociedades están compuestas por grupos humanos con

intereses e ideas que los unen y que tienen contradicciones con

otros grupos, y ese enfrentamiento es quien oficia de motor social.

Se le puede llamar clases, estamentos, estratos o categorías según

el gusto del escriba y la pertenencia de la gente a uno u otro, no

solo es por una pata económica, sino también cultural e ideológica.

Demás está decir, que su permanencia no es eterna ni inamovible.

La gente cambia de situación y por ende también se transforma su

visión de interpretar el mundo, sus problemas y las soluciones.

Nuestro país vive desde 1985 un régimen democrático que ha ido

evolucionando hasta convertirse hoy, en una democracia plena.

Han rotado los partidos gobernantes y ninguno ha cuestionado el

sistema capitalista dominante en sus bases fundamentales, más

bien, todos lo administraron según su mejor saber y entender.

Sin dudas hay diversas concepciones del rol del Estado.

Y para algunos el mercado y la iniciativa privada es clave.

Mientras que otros apuntan a que lo estatal pese mucho.

Todos creen que su camino es el más indicado para lograr la

publica felicidad y si miramos la realidad vemos resultados diversos.

Están los que se juegan a crecer y luego distribuir por derrame,

mientras que otros priorizan la distribución con el crecimiento.

No creo que hoy por hoy los partidos políticos expresen proyectos

de país muy diferentes, más allá de las etiquetas que se aplican

mutuamente, en una simplificación de las políticas utilizadas.

Motosierra o despilfarro suena bien para las tribunas respectivas

pero en el fondo hay ciertos parámetros que ninguno trasgrede.

La pregunta del millón es hacia qué modelo de país debemos

caminar y la respuesta debería elaborarse en forma conjunta.

Alfredo García

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.