Home Música El desafío de impulsar nuestro sonido al exterior
0

El desafío de impulsar nuestro sonido al exterior

El desafío de impulsar nuestro sonido al exterior
0

El músico y cantautor Gastón Rodríguez se presenta este jueves 23 de agosto con su espectáculo “Tu respiración”.

El concierto con entrada libre será a las 19 horas en el Centro Cultural de España. Estará acompañado por Rodrigo Vaccotti y Esteban Rodríguez de banda Eureka! y como invitados estarán Luis Maya y Guzmán Escardó. El músico conversó con Voces sobre su presente artístico.

Gastón Rodríguez tiene una larga trayectoria. Ha editado varios discos por el sello Ayuí/Tacuabé y se ha desempeñado como compositor en diferentes obras de teatro, bandas sonoras institucionales y documentales. Ha sido premiado por el Fondo Nacional de Música en cinco de sus proyectos y desde hace más de dos décadas desarrolla una intensa actividad como compositor, docente de música y de artes digitales.

En el CCE estrenará “Las leguas de Osiris” Premio Nacional de Música del MEC además de seis nuevas canciones producto del Primer Premio que obtuvo en el 4º Concurso de Composición de Canción Popular Ibermúsicas 2017.

¿En qué momento de tu carrera sentís que estas?

Siempre se habla de la siembra y de la cosecha. Si bien creo que la siembra en una propuesta creativa debe ser permanente, este tiempo parece ser fundamentalmente de cosecha. Cuando la cosecha viene desde generaciones jóvenes, de gente que ilumina con su vitalidad y su sed de futuro, te aseguro que es conmovedor.

¿Qué cosas te siguen inspirando a la hora de componer?

Esto mismo, el futuro. Si bien el presente es lo único cierto que tenemos y el pasado es lo que nos hizo posibles, es el origen, la gratitud necesaria hacia quienes generaron todo para que hoy estemos aquí conversando nosotros. He enfocado mi creación hacia esos orígenes, las influencias inclusive las más remotas.

En estos últimos dos años pude incluso desarrollar un ciclo de 54 programas radiales por Radio Uruguay Online titulado “Al Sur del Sueño”, que precisamente explora lo que podríamos sintetizar como un “sonido del sur”. El futuro está a la vuelta de la esquina de las enormes dificultades que seguimos teniendo en este caso en lo creativo, creo que tenemos el gran desafío de impulsar nuestro sonido local hacia el exterior. Nuestro medio es insuficiente desde siempre a la hora de sustentar proyectos, ya lo sabemos. Eso sí, debemos cerrar filas en entender que salir a la región y al mundo no es un tema de los músicos, de los artesanos, del cine uruguayo o de la cepa tannat… es un tema del colectivo, de una nación, de una forma de ser y de sentir.


¿En tu rol de docente qué intentas transmitir a tus alumnos?

Lo primero es herramientas, conocimientos y lo medianamente razonable a la hora de adquirir un aprendizaje. Pero en sintonía con la anterior pregunta, creo que un automóvil podrá tener los mejores neumáticos, un tapizado soñado, estar impecablemente pintado, pero si no tiene un motor no se moverá de su sitio.  Creo que la educación en todas su facetas termina haciendo foco en poner en marcha el motor del alumno, cuando ese ser comprende y aprende a escuchar su voz interior, es una maravilla. Y finalmente por sí mismo, encontrará todo lo que necesite para su crecimiento.

En otro sentido me parece que deberíamos comenzar a practicar en las escuelas algo relacionado con la contemplación, el yoga probablemente puede ser un gran aporte. Estamos sobreestimulados. Nuestras niñas y niños necesitan bajar su umbral de percepción y comenzar a recibir de otra forma su entorno, el universo que les rodea  es infinito. Claro al consumismo esta idea que existan bienes no comercializables y abundantes no le cae en gracia, especialmente a quienes intentan monopolizar el conocimiento. Específicamente en música lo primero es aprender a escuchar, después viene lo demás.

¿Cómo ves la situación del músico uruguayo hoy?

Hemos avanzado mucho en varios aspectos relacionados a su lugar en el colectivo, como trabajadores de un oficio digamos. Igual siento que esto se restringe a circuitos reducidos y que nuestra sociedad en su conjunto aún necesita una valoración mucho más palmaria de lo que significa lo cultural, en las propuestas políticas de igual manera.

¿Cómo fue el proceso de dar vida a este nuevo espectáculo?

Intenso, fecundo, de un enorme aprendizaje. Al final del año 2017 recibí dos premiaciones que cambiaron el rumbo de las cosas. Uno fue el Premio Nacional de Música por la canción “Las leguas de Osiris”, que hoy inclusive me permite ser jurado en la edición de los premios nacionales del presente año. El otro el Premio Ibermúsicas que es un programa presente en toda Latinoamérica, que como parte de ese reconocimiento te propone componer seis canciones bajo un único proyecto en el semestre siguiente a la entrega del galardón.

Un desafío creativo inmenso que por el período muy particular que me tocaba vivir en lo personal, terminó siendo un proceso espiritual. Creo como otrora los alquimistas, que soy una mejor persona luego de este proceso creativo. Luego de la concepción, la grabación, el próximo jueves la esperada presentación de este trabajo titulado “Tu respiración”.

¿Qué mostrarás en este recital del 23?
Bueno… un reencuentro, un renacimiento. Estaré muy bien acompañado por Rodrigo Vaccotti y Esteban Rodríguez de la banda Eureka!, por Guzmán Escardó y por el poeta Luis Maya. El Centro Cultural de España nos abrió sus puertas y esto permite que sea con entrada libre. Vamos a visitar distintos momentos de estas dos décadas dedicadas a la canción.

Hace un tiempo en una Marcha del Silencio escribí por primera vez la palabra “surnacimientos”. Fue en el borde de un inmenso telar que se desplegó en 18 de Julio, esa palabra era muy reciente y yo la llevaba como un verdadero secreto.

Hoy compruebo con asombro el poder que tienen las palabras, ya lo proclamaban hace milenios diversas filosofías. He valorado de otra forma el mal decir o el bien decir. Por eso siento que el presente ya se ha transformado en una bendición para mí.

El desafío ahora es comunicarlo y devolverlo al colectivo, a todas aquellas personas que lo hicieron posible.