Home Literatura Lo que hay que leer hoy
0

Lo que hay que leer hoy

Lo que hay que leer hoy
0

En las últimas semanas las góndolas de las librerías se han renovado con una amplia gama de novedades literarias. Seleccionamos algunas de ellas, desde las más recientes hasta las que ya tienen un tiempo en el mercado,  y cómo se las presenta.

Viernes con lobos, de Mario Delgado Aparaín

Viernes con lobos es una fascinante propuesta de lectura sobre una de las creencias con más de dos mil quinientos años de antiguedad: la leyenda del hombre lobo.

En este libro coordinado por el escritor Mario Delgado Aparaín, las narraciones se expanden a través de veinticinco autores de Birmania, Escocia, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Chile, Argentina y Uruguay, que fueron seducidos y fascinados por el tema.

Desde perspectiva tan disímiles como el terror o el humor, los escritores han intentado recrear las inquietantes atmósferas que perturbaron el sueño de nuestros antepasados y de no pocos contemporáneos, en más de una medianoche de viernes con luna llena, sin otro objetivo que el de entretener y estimular el tan menoscabado hábito de lectura.

Juan Idiarte Borda. El asesinato de un presidente, de Fernando Klein

El magnicidio del presidente del Uruguay, Juan Idiarte Borda, representó el fin de la revolución saravista que dejó un país dividido en dos admintraciones con un frágil pacto de paz.

Juan Idiarte Borda fue el único presidente en ejercicio asesinado en el Uruguay. Con un país inmerso en una revolución y al borde de una guerra civil, se le llegó a culpar de ser el responsable de la situación y de ser el único obstáculo para la paz.
Este libro trata la historia de Borda como presidente y de su «crónica de una muerte anunciada». De carácter difícil, tozudo (el «pelotari»), en épocas donde se requería un mayor dinamismo, fue blanco de la sátira, de las críticas de la prensa y de la clase política.

En su breve gestión fundó el Banco de la República, estatizó la compañía de luz eléctrica, construyó vías férreas y carreteras y fue propulsor de la construcción del puerto de Montevideo, entre otros grandes emprendimientos. Detrás de su magnicidio existe un crimen que fue simplificado y que en este libro se reconstruye; se habla prácticamente de un «homicidio político», con muchos intereses cruzados. Su muerte diluye la revolución saravista de 1897 y el país queda aliviado pero dividido en dos administraciones: la de Montevideo y la de «El cordobés», regida por Aparicio Saravia, en base a un pacto de paz que prontamente demostraría ser sumanente frágil.

Fernando Klein recorre una vez más, de un modo original y muy documentado, la vida de personajes importantes de la historia uruguaya. A través de ellos es posible reconstruir el entramado político y social del momento histórico que los rodea.

Sidi, de Arturo Pérez-Reverte

«En él se funden de un modo fascinante la aventura, la historia y la leyenda. Hay muchos Cid en la tradición española, y éste es el mío.»
Arturo Pérez-Reverte

«El arte del mando era tratar con la naturaleza humana, y él había dedicado su vida a aprenderlo. Colgó la espada del arzón, palmeó el cuello cálido del animal y echó un vistazo alrededor: sonidos metálicos, resollar de monturas, conversaciones en voz baja. Aquellos hombres olían a estiércol de caballo, cuero, aceite de armas, sudor y humo de leña.

“Rudos en las formas, extraordinariamente complejos en instintos e intuiciones, eran guerreros y nunca habían pretendido ser otra cosa. Resignados ante el azar, fatalistas sobre la vida y la muerte, obedecían de modo natural sin que la imaginación les jugara malas pasadas. Rostros curtidos de viento, frío y sol, arrugas en torno a los ojos incluso entre los más jóvenes, manos encallecidas de empuñar armas y pelear. Jinetes que se persignaban antes de entrar en combate y vendían su vida o muerte por ganarse el pan. Profesionales de la frontera, sabían luchar con crueldad y morir con sencillez.

“No eran malos hombres, concluyó. Ni tampoco ajenos a la compasión. Sólo gente dura en un mundo duro.”

El Instituto, de Stephen King 

En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Luke se despierta en la siniestra institución conocida como el Instituto, en un cuarto que se asemeja al suyo pero sin ventanas. En habitaciones parecidas hay más niños: Kalisha, Nick, George, Iris y Avery Dixon, entre otros, que comparten capacidades especiales como la telequinesia o la telepatía. Todos ellos se alojan en la Mitad Delantera de la institución. Los mayores, en cambio, se encuentran en la Mitad Trasera. Como dice Kalisha: «El que entra no sale».

La señora Sigsby, la directora, y el resto del personal se dedican a aprovecharse sin compasión del talento paranormal de los chicos. Si te portas bien te premian. Si no, el castigo es brutal. Luke se da cuenta de que las víctimas van desapareciendo y son trasladadas a la Mitad Trasera, así que se obsesiona con huir y pedir ayuda. Pero nunca nadie ha escapado del Instituto…

Deudora de Ojos de fuego y con un elenco de personajes juveniles (como en It y en Stand By Me) con los que podemos empatizar, El Instituto nos recuerda de inmediato al mejor King, incluso aunque trate temas tan oscuros como los que copan los titulares hoy en día y que nos hacen temer por nuestro futuro.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js