Home Rememorando Aquellos vientos…
0

Aquellos vientos…

Aquellos vientos…
0

                                                                                                                                                               

                                                                                   Cuando las águilas                                                                                                                                                

                                                                                  están en silencio, los

                                                                                  loros comienzan a   

                                                                                 chillar.

                                                                                  Winston Churchill

 

Y sí, aquellos vientos trajeron semejantes tempestades. Son vientos y tempestades que sacuden fuerte y si no están lo suficientemente firmes arrasan con todos y con todo. Si así ocurriera tendríamos que decirle chaú, por ejemplo, al empresario devenido en político, Edgardo Novick y su gente. Porque el jefe, no solo echó a Bianchi por su “hazaña” de provocar un escándalo de tránsito en la Península conduciendo en estado de ebriedad, sino que sacó del jopo, (bueno, ya sé que no tiene, pero es un decir) a Guillermo Facello ¿por reunirse a sus espaldas con el Partido Colorado o por proponer al ex fiscal (matagatos) Zubía como pre candidato y competir con el dueño del partido, que no es lo mismo que decir “el dueño del circo”, que es otra cosa, claro.

Por otro lado, tenemos a Juan que en el programa de VTV “En la mira” le “tiraron con el código” (por no decir fuego de metralla) haciéndole preguntas que el no supo contestar y eso que eran fáciles, ¿eh?, tan fáciles como que dos y dos suman cuatro (¿o no?). ¡Ay, después de lo que pasó con Juan empiezo a titubear…me asaltan dudas… ¿son cuatro???!! Pero Juan no perdió su sonrisa…ni ahí. Y continuó comprometiéndose a crear 100.000 (cien mil, sí,) puestos de trabajo. ¡En ese momento me di cuenta por qué no contestaba las preguntas basadas en números!

Después lo vi cuando visitó Melo. ¡Botana lo dejó más solo que Adán en el día de la madre! ¡Y lo trató de “candidatito”! Y el, Juan, claro, que me da la sensación que si no habla infarta, se comprometió, si es presidente, a reabrir el caso Villanueva Saravia. ¡Fue un dejá vú!!!algo dramático, como comprenderán. Juan, Juan,Juan…dejá que los muertos sigan descansando en paz!!!

Les cuento que viví un “dejá vú” de verdad, verdad, cuando en Paysandú descubrí sentaditos, juntitos al máximo héroe del P. C., Julio María y a Luis (no, aquel no, este, el colorado,) Hierro López. ¡Ah, fue un viaje al pasado y vaya viaje! ¿Si me gustó? Menos pregunta Dios y perdona. Estaba María Julia (Muñoz, sí, o Marita, la Ministra de Cultura) y por todo lo que escuché de los colorados y algún otro allí presente, para ellos, “metió la pata” y politizó su discurso cuando en el mismo aparecieron muy cerca don Pepe Batlle y el Frente Amplio. ¡Ay Marita, Marita, qué trabajo me das!

Luego la televisión me dio la posibilidad de estar en el lanzamiento de la candidatura de Jorge (el guapo) Larrañaga.

Sí, mucha gente, (no como en el acto de Juan, por supuesto) pero sí mucho fervor y banderas, muchas banderas. Y ahí, en escena, Larrañaga, más guapo que nunca, más crispado que nunca, habló mucho y dijo, entre otras cosas: “Puedo expresar con firmeza que voy a ser el presidente de los uruguayos. Se terminó el tiempo de las mayorías. Se terminó el tiempo frenteamplista. Se vienen los blancos”. ¡Admirable la auto estima del guapo tan elevada que lo sobrepasa en altura, aunque en realidad no se necesita mucho más!

Larrañaga acostumbra a manejar distintos tonos de voz en sus discursos o distintos colores. Quedó clarísimo cuando, apretando los dientes más que nunca dijo: Se acabó la cultura del paro, (brevísima pausa) y separando algo los maxilares (es decir, abandonó los dientes apretados), agregó: “No es una amenaza, no es una bravuconada (¿seguro que no lo es, Senador?) pero sepan que, en mi gobierno, los gurises no se quedarán sin clase!

Confieso que “solo sé que no sé nada”, pero pienso que hay algo que forma parte de la identidad de los uruguayos, y es aquello que popularmente se llama “mojar la oreja” (algo que no se tolera) y eso es como si a usted, cuando expresa con firmeza que será el presidente de los uruguayos, alguien le dijera, “¡jariola vas a ser presidente!”.  Se terminó mi tiempo (por hoy) aunque debí decir “se terminaron mis caracteres” (por hoy).

Hasta la próxima. Que seas feliz.                                                            

 

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.