Home Rememorando Con una copa de más por Cristina Morán
0

Con una copa de más por Cristina Morán

Con una copa de más por Cristina Morán
0

 

“Con una copa de más       

Se olvida la tristeza

Y no nos da pereza

Echarlo todo atrás

 

 Hemos regresado despidiendo al complicado mes de enero que se instaló  con tormentas, inundaciones (con sus lamentables consecuencias) con un constante tira y afloja con el turismo, con democráticas cianobacterias (estuvieron en todas las playas)  y en su (“chaú, hasta el 2020”) con temperaturas muy altas.

Durante las vacaciones perdimos la actualidad de determinados temas pero eso no nos detiene y por ahí puede andar el “por qué” del título de la columna de hoy que no es mío, si no que lo pedí prestado al autor de la canción del mismo nombre.

Claro que para ir a temas como el que abordaremos hay que tener una buena y motivadora fuente de inspiración y yo la encontré en tres ciudadanos uruguayos ellos, actores del espectro político ellos que decidieron seguir aquella sugerencia:

“vamos a impulsar que se vuelva al 0,3 (gramos de alcohol en sangre) para que se pueda tomar “una copita de vino”.

Entonces en el extraño, casi exótico mes de enero del recién estrenado 2019, decidieron tomar el camino señalado (¡oh, disculpas!, quise decir “camino mencionado”) y una noche habrán pensado en aquel presuntamente inocente “0,3 de la copita de vino” y se pusieron a prueba. Y les salió mal; diría… muy mal.

Los resultados de las espirometrías fueron contundentes: 0.41, 1.18 y 1.30 gramos de alcohol en sangre.

Si estas personas no fueran lo que son, su accionar se hubiera convertido en una noticia más y dado que como dijo uno de ellos en sus descargos (“no hubo heridos) rápidamente se habría olvidado. Pero no fue así, no es así. Ellos son hombres que llegaron donde llegaron por el voto de la ciudadanía y por más que cambien de partido o pasen de suplente a titular tienen la obligación moral y cívica de comportarse como ciudadanos de primera, dando el ejemplo correspondiente a sus investiduras.

Y en estos días en que se habla tanto de sentir “vergüenza y pena” invito a todos a sentir lo mismo por estos ciudadanos, esperando, por supuesto, que algo así no se repita. Por el bien de todos.

Confieso que esta columna pensé en escribirla con un toque de humor. Pero releyendo (en especial las explicaciones y/o descargos de los protagonistas) decidí que lo mejor sería esto que salió: cortito y al pie.

Hasta la próxima.Que seas feliz.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.