Home Literatura Pasos en falso por Nelson Di Maggio
0

Pasos en falso por Nelson Di Maggio

Pasos en falso por Nelson Di Maggio
0

Se sabe que según pasan los años la sostenida frecuencia de una profesión conduce hacia el mejor manejo de su dominio. No es una línea recta a recorrer; en el trayecto ocurren inesperados retrocesos, interrupciones o variaciones de la resiliencia. Cristina Bausero —directora del Museo Blanes— asumió el cargo mediante concurso. Tuvo una trayectoria muy estimable de renovación y gestión. Unos meses antes de terminar el mandato, pasados los cinco años, resolvió borrar ese antecedente e inaugurar la temporada 2019 con dos muestras que opacan el adquirido prestigio. La muestra de Teresa Vila, con obras importantes, tuvo un impresentable montaje, indigno de la notable creadora. La muestra siguiente, ya inaugurada y por motivos diferentes, empequeñece las exigencias selectivas.

Virginia Patrone (Montevideo, 1950), pintora y docente, estudió varios años en Facultad de Arquitectura, se dedicó a la enseñanza de inglés, tuvo una existencia difícil, para retomar la pintura en el taller Pepe Montes y, treintañera, hizo la primera muestra individual en 1987. Llamó la atención por una serie de óleos dentro del invasor neoexpresionismo de la época, aspectos fantasmagóricos sobre la Ciudad Vieja. Su energía neobarroca disimulaba la marcada insuficiencia en el dibujo, en especial en la representación de las manos, ese talón de Aquiles de numerosos artistas. Obtuvo becas, viajó al exterior, integró el grupo Buenaventura, recibió premios nacionales. Conoció a Álvaro Pemper y juntos se marcharon a residir en España en 2005. En cierto momento casi se mimetizaron las formas de ambos siguiendo las ondulaciones y la paleta de Gustav Klimt. Más tarde, ella siguió vinculada al público local con varias muestras (Museo Gurvich, Museo Nacional de Artes Visuales).

Virginia Patrone exhibe en el Museo Blanes la muestra El objeto del tango, pinturas, dibujos, música y video, en la sala mayor. Está tajantemente dividida en dos partes: de un lado pinturas al óleo reproducen escenas de parejas tangueras (foto) fuera de cualquier proporción conocida, cuerpos achicados ausentes de sensualidad y erotismo, sin la firmeza en el dibujo ni el ritmo necesario al tema elegido; otras aparecen con rostros impávidos o escenas de violencia poco convincente. Se intercalan pequeños dibujos en blanco y negro y letras de tango como historietas.

Del otro lado oscuro, sombrío, figuras femeninas desnudas cubiertas con nailon arrugado, difícil de ver, aunque en cierto momento surgen con nitidez imágenes torturadas, gritantes, angustiadas, cadavéricas. La relación entre las dos paredes enfrentadas no queda bien establecida y ni siquiera el lento, largo video con breves intervalos (más de 15 minutos) esclarece una supuesta denuncia de femicidio o explotación sexual de la mujer. Lo fundamental, empero, es la inconsistencia general de la muestra.

El mundo marginal, de paicas y grelas, de arrabales y cafetines, tangueras y milongueras ha sido frecuentado. Anteriores representaciones abandonaron la tradición del marco, el vidrio y el paspartú, y utilizaron elementos domésticos de tela como soporte: la mujer como objeto del deseo, cuerpos prematuramente invadidos por la flacidez, el cansancio y la deformación, resignados en su condición de presa sexual. Esa fuerte iconografía se anticipó a las luchas feministas actuales, pretextos para iluminar una crisis mayor al elegir verdades zonales por intermedio de un erotismo retador buscó la libertad en el acto creador. En El objeto del tango se adivina el intento de transitar por una ríspida temática ya tradicional en el escenario visual.

A La Habana se va

Fernando Foglino (Montevideo, 1976), poeta y artista visual, participa en La construcción de lo posible, título de la XIII Bienal de La Habana. Se inaugura mañana 12 de abril y termina el 12 de mayo; participan 235 artistas de los cinco continentes: 69 cubanos y 166 internacionales pertenecientes a 49 países.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.