Home Editorial Volver la debilidad en fortaleza
0

Volver la debilidad en fortaleza

Volver la debilidad en fortaleza
0
0

Vivimos una época vertiginosa llena de contradicciones y  nuevos desafíos.

Habitamos una sociedad donde es muy difícil, casi imposible, guardar secretos.

Estamos en un mundo donde la transparencia es un reclamo generalizado.

Y la esfera política no puede ni debe permanecer ajena a estas circunstancias.

A esto se le suma, al menos a nivel local, una exigencia de decencia y ética.

Nadie se fuma que la respuesta de los acusados sea echarle la culpa al otro.

No se tolera más el argumento  facilongo de no darle armas al enemigo.

No se soporta que se barra debajo de la alfombra o se escondan trapos sucios.

¿Hasta cuándo los políticos van a continuar tratando de mostrarse infalibles?

No hay “sabelotodos” ni líderes mesiánicos que nunca le erran o la tienen clara.

Hoy la gente cataloga y juzga a los dirigentes políticos por su credibilidad.

Y la honestidad tiene un rol fundamental para ganarse la confianza popular.

Todos en mayor o menor medida alguna vez le erramos en nuestra vida.

No reconocerlo es un grado de soberbia u orgullo rayano en la estupidez.

Y aceptar fallas no implica de por sí, menor valía o incapacidad de la persona.

Todo lo contrario, la convierte en un ser de carne y hueso con luces y sombras.

El hombre de la calle entiende y valora al dirigente que dice: “Me equivoque”

Y en estos tiempos de redes informáticas, se castiga duramente a aquel que

trata de hacerse el chancho rengo, intentando tapar las metidas de pata.

Pedir perdón no es malo, al contrario es una forma de convertir en una

fortaleza la debilidad que podamos tener. Es bueno tenerlo presente.

Alfredo García

 

Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.