Home Cine El tiempo, el implacable, el que pasó
0

El tiempo, el implacable, el que pasó

El tiempo, el implacable, el que pasó
0

La flor de la vida, Uruguay 2017. Dirección y libreto: Claudia Abend y Adriana Loeff. Documental. Estreno 2 de agosto. Calificación: Buena.

Nueve años tardaron las realizadoras Claudia Abend y Adriana Loeff en llevar a cabo su segundo documental. Habían debutado en 2008 con Hit, y la larga espera dio buenos dividendos, porque La flor de la vida las ubica como dos creadoras en plena posesión de sus medios expresivos. La película retrata la vida de un matrimonio de seis décadas, y mediante ellos lanza una mirada a los retos e ilusiones que pueden persistir llegada la tercera edad. Todo comenzó con un aviso clasificado que las realizadoras publicaron, que decía: “Si usted tiene más de 80 años y quiere compartir su historia, llámenos”. La respuesta no se hizo esperar, y rápidamente Abend y Loeff entrevistaron a docenas de participantes, muchos de los cuales simulan un coro griego en el montaje final del film. Empero, el protagonista se autoproclamó desde su presentación: “Buenas tardes, soy Aldo Macor, protagonista perfecto para la película”. A partir del inesperado desparpajo el proyecto cambió, y lo que en principio pudo haber sido “una búsqueda colectiva de los miedos, angustias y conflictos comunes a los ancianos” terminó siendo la historia exclusiva de Aldo y su esposa Gabriella Pelissero, símbolos de cómo a veces el amor se puede llegar a convertir en desamor por dictamen del tiempo, el implacable, el que pasó, al decir de Pablo Milanés. El tiempo, y también la propia persona, que moldea su rumbo de vida (y el de sus seres queridos) en cada acto y decisión cotidiana. Y quedó también como complemento el coro griego, que no quiere protagonismos sino confrontar sus propias experiencias a todo lo que a Aldo y Gabriella les pasó a lo largo de las décadas.

La flor de la vida confirma que, más que cineastas, Abend y Loeff son dos verdaderas autoras, porque hay un hilo conductor que emparenta este documental con Hit, y no es otro que el de la búsqueda nostálgica del pasado. Pero no la nostalgia llorona asociada al teleteatro, o esa otra fatalista vinculada al tango, sino la que nace de la serena reflexión acerca de lo vivido, y la madurez de saber aceptar la realidad de cara a lo que vendrá. Abend y Loeff erigen a la memoria como pilar fundamental para no repetir errores, y mediante ella redimensionar al ser querido que estará con uno hasta el final, ése al cual basta alargar la mano para tocarlo y rozar su frontera, el suave sitio donde comienza y termina. Hay una poética del amor perdido en La flor de la vida que no debe tomarse como un bajón sino como un acto de profunda madurez, la que debe tenerse cuando se intenta recuperar por vías afectivas más complejas lo que ayer pudo ser directa pasión amorosa. En ese sentido el libreto resulta fundamental para retratar con cariño y a la vez firmeza a Aldo, desde su extrovertida postura inicial a una zona final donde una oculta forma del dolor da paso al descubrimiento de la verdadera complejidad de amar. La flor de la vida no redescubre al amor, sino que permite hacer catarsis. Bienvenida sea.

QUINCE AÑOS DE PIRIÁPOLIS DE PELÍCULA.

Desde mañana hasta el domingo en el Argentino Hotel se llevará a cabo Piriápolis de Película, festival con más de 60 producciones de 20 países, en jornadas que comienzan muy temprano en la mañana y culminan a altas horas de la madrugada. La inauguración será con coproducción argentino-chilena La novia del desierto de Cecilia Atán y Valeria Pivato, historia de una empleada doméstica que en viaje hacia un nuevo empleo atravesará una zona desértica entablando relación con un singular vendedor ambulante. Sólido drama con grandes labores de Paulina García y Claudio Rissi, que presentarán la película junto a las cineastas.

PiriapolisOtro film destacable es Las herederas, coproducción de Paraguay y otros cinco países, entre ellos Uruguay. Ópera prima de Marcelo Martinessi, es el retrato sensible de la Ia relación entre dos mujeres pertenecientes a una clase alta venida a menos, mientras una de ellas enfrenta una probable condena a prisión por estafa. Ganadora de cinco premios en Berlín, las protagonistas Ana Brun, Margarita Irún y Ana Ivanova estarán presentes en el evento.

Una tercera ficción interesante es Severina de Felipe Hirsch, coproducción brasileño-uruguaya que cerrará el festival. Narra la relación entre una joven ladrona de libros y un librero dueño de un local en Montevideo. Los argentinos Carla Quevedo y Javier Drolas protagonizan el film, donde actúan además Daniel Hendler y el chileno Alfredo Castro.

También es muy valioso el material documental, donde hay lugar para la turbulenta vida de Blanca Luz Brum, indagada por Pablo Zubizarreta en No viajaré escondida; la inspiradora experiencia del actor y director Gustavo Garzón en Down para arriba, junto a unos chicos con síndrome Down, incluidos sus hijos mellizos; el divertido y revelador documento sobre el cineasta José A. Martínez Suárez Soy lo que quise ser: historia de un joven de 90 de Mariana Scarone y Betina Casanova; y  Las cinéphilas de María Álvarez, que relata las vivencias de varias veteranas mujeres cine clubistas. Y aún habría que agregar el bloque de terror “Fantapiria”, más la presencia de invitados de lujo como la actriz Mercedes Morán, la productora y directora Lita Stantic y el cineasta Marcos Carnevale, que serán homenajeados por el festival. Tres días para no despegarse de la pantalla…

Leonardo Flamia Periodista, ejerce la crítica teatral en el semanario Voces y la docencia en educación media. Cursa Economía y Filosofía en la UDELAR y Matemáticas en el IPA. Ha realizado cursos y talleres de crítica cinematográfica y teatral con Manuel Martínez Carril, Miguel Lagorio, Guillermo Zapiola, Javier Porta Fouz y Jorge Dubatti. También ha participado en seminarios y conferencias sobre teatro, música y artes visuales coordinados por gente como Hans-Thies Lehmann, Coriún Aharonián, Gabriel Peluffo, Luis Ferreira y Lucía Pittaluga. Entre 1998 y 2005 forma parte del colectivo que gestiona la radio comunitaria Alternativa FM y es colaborador del suplemento Puro Rock del diario La República y de la revista Bonus Track. Entre 2006 y 2010 se desempeña como editor de la revista Guía del Ocio. Desde el 2010 hasta la actualidad es colaborador del semanario Voces. En 2016 y 2017 ha dado participado dando charlas sobre crítica teatral y dramaturgia uruguaya contemporánea en la Especialización en Historia del Arte y Patrimonio realizado en el Instituto Universitario CLAEH.