Home Rememorando Esas golosinas
0

Esas golosinas

Esas golosinas
0
0

                                     Si supiera que el mundo

                                    Se acaba mañana, incluso

                                    Hoy, plantaría un árbol

                                                             Luther King 

 

Hay días en que, como dice el tango en su sabiduría orillera “estás desorientado y no sabés que “trolle” hay que tomar para seguir y en ese desencuentro con la fe…” y una que es humana en sus mayores defectos y, ¿por qué no? en  algunas virtudes, una, te decía, se siente consustanciada con el espíritu del autor y corre riesgo de caer en un bajón. Y claro, los años no transcurren en vano, la vida te va pasando facturas y si te descuidás, ¡zás!, la quedás.

Pero (sí, ya sé, siempre hay un pero para todo) aparece alguien que te tira un salvavidas y una, que sigue “subiendo la cuesta” se aferra a el y lo agradece. Y así como Martín lo compartió conmigo yo hago lo mismo con ustedes. Martín opina que es un hermoso poema para quien tiene 50 años o  más. Lo toman o lo dejan. Eso es cuestión de cada uno. Se llama “Golosinas”, las mismas que titulan la columna de hoy:

 

Conté mis años y descubrí que tengo

menos tiempo para vivir de aquí

en adelante, que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un

paquete de dulces; los primeros los comió

con agrado, pero, cuando percibió que

quedaban pocos, comenzó a saborearlos

profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones

interminables donde se discuten estatutos,

normas, procedimientos y reglamentos

internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a

personas absurdas que, a pesar de su edad

cronológica, no han crecido.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…

sin muchos dulces en el paquete.

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca,

con sus triunfos. Que no se considere  electa

antes de la hora. Que no huya de sus responsabilidades.

Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo

andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón…

gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñaron

a crecer  con toques suaves en el alma.

Sí, tengo prisa…tengo prisa por vivir con la

intensidad que solo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna

de los dulces que me quedan. Estoy seguro que serán

más  exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con

mis seres queridos y con mi conciencia.

Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta

que solo tienes una.

Poema “Golosinas”   Mario de Andrade      Brasil

 Hasta la próxima. Que seas feliz.

 

 

 

    

                                                                                                              

                                                                                        

 

 

temas:
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.