Home Contravoces Bichitos de la humedad
0

Bichitos de la humedad

Bichitos de la humedad
0
0

Un país se hace entre todos, mejor dicho, entre casi todos. El gobierno es parte de la obra en proceso. Con suerte diversa, el FA trata de aplicar el plan gracias al cual la mayoría lo colocó donde está. Pero debe contemplar las divergencias. Navega en el océano del poder ajeno. Transnacionales,  ejército, medios de comunicación, oposición institucional, fuerzas productivas, en fin, los dueños de la riqueza y el ruido, le dejan poco respiro –más en un Uruguay que bracea  para no hundirse desde el día que lo inventó el imperio inglés-. Con Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, “soy de los que creen que la democracia tiene que respetar las diversidades y las distintas formas de ver el mundo y la política”. Importa la gente.

También hay que superar “avances” semi feudales, pretensiones de cogobierno, caudillismos “neos”, distorsiones lumpen, afanes tan libertarios como trampa para cazar ratones, potes de corporativismo envasados al vacío, estupideces a granel. “A cada rato es lunes”.

Transportistas de leche que desbarataron la producción de un día y al siguiente acordaron con lo que se les había ofrecido. El obreraje de ANCAP que no retomó el funcionamiento de la planta, porfiando por si 4 o 7 cuidadores, a un costo de un millón y medio de dólares semanales. Los BROU queriendo mantener el banco de hace 50 años, sin atender las razones de quienes, sacándolo de la ruina, lo convirtieron por lejos en el prevalente de la plaza financiera y apuntan a su modernización. Los ADES, especialistas en decir “niet” a todo cambio en Secundaria. Los AFE, excedentarios en chatarra impresentable, parando los dos días previstos para que los representantes de UPM conocieran la línea Paso de los Toros-Capital. Los enemigos de la “bancarización” –que permitirá conocer  niveles de evasión fiscal y de explotación por trabajo en negro-.  Siguen las adhesiones. Este fue un recordatorio al pasar.

Que este miñango de país haya crecido ininterrumpidamente más de 12 años en medio de crisis regionales y mundiales, y del ladillaje aldeano, es tan milagroso como sembrar y cosechar magníficamente en campo minado.

Y hoy, ahora, mañana: los judiciales y el diputado Gandini.

Este fulano declaró a El País: “Nuestra primera obligación es convocar a la rebelión para sacar al FA del gobierno. No podemos darnos el lujo de que gobiernen cinco años más. Hay que sublevarse, rebelarse, ante esa posibilidad”.

Por un lado reconoce que es un lujo que el FA gobierne; por otro, no tolera esa ostensible abundancia e incita a cometer el delito de rebelión. ¿Encabezado por quién? ¿El Guapo? Me lo imagino disfrazado de gaucho, el trote (ya las posas no son las de antes), como cuando va en setiembre a Masoller. Un subversivo a destiempo. ¿Solo o con un PN bonsái? ¿Estaría en copas? Se entreveró hasta con las palabras más sencillas. No lo denuncien porque pueden declararlo incapaz y sería una lástima (seguramente dará más pulpa para este boletín).

Los bichitos de la humedad tienen eso. Se enrollan en sí mismo. Vueltos un pelotita minúscula están a salvo: el entorno deja de existir.   

Jose Luis Baumgartner

Abogado, periodista y escritor.