Home Rememorando Entre el dinero K y John McCain
0

Entre el dinero K y John McCain

Entre el dinero K y John McCain
0
0

                        

Si no hubiera visto la película en la que Ed Harris personifica al senador republicano John McCaine (recientemente fallecido) y estar convencida que si fuera guionista trataría de escribir, para llevar al cine, una historia a la que llamaría tal como se hizo conocida, “La ruta del dinero K”, pues  entonces, el título de esta columna hubiera sido otro y me quedaría solo con la historia que va entre las dos mencionadas.

Coincidan o no conmigo la investigación que sacude los cimientos de la ex presidenta y hoy senadora argentina Cristina Kirchner y los de tantos personajes importantes del mundo empresarial y político (compatriotas de ella o no), se ha transformado  en una historia cinematográfica rioplatense.

He perdido la noción del dinero porque son tantos y tantos millones de los que se habla y son tantos los presuntos viajes a Uruguay de los cuales, al parecer, no hay conocimiento formal, que suelo pensar si tanta corrupción, tanto robo y tanto “arrepentimiento” son tal cual lo presentan o han ido y van en aumento de acuerdo a los “descubrimientos “del día a día y a la difusión que se da de ellos.  En fin, seguir esta historia que se arrastra como una telenovela turca es cosa de cada uno. Y depende del grado de interés de cada uno por este hecho tan oscuro y tan dolorosamente corrupto.

La historia que no está en el título es referida al Laurel de Plata, galardón que le fue otorgado en La Zubia durante la realización del VII Premio Internacional de Poesía de El Laurel al ex presidente José Mujica o Pepe Mujica como lo llamaban en La Zubia.

Me permito reproducir (por si ustedes no se enteraron) las palabras del director del ciclo de Poesía y Música de La Zubia: “Hay algo muy especial y es la entrega del Premio Internacional a Pepe Mujica. Su propia vida es compromiso en la acción no solo en la palabra. Su propia vida es poesía: es un poema de la acción y nos sentimos muy orgullosos de recibirlo en La Zubia”. Por su parte el Alcalde de La Zubia expresó: Ha sido un honor conceder el premio a Mujica, pues un ejemplo de decencia”.

Y se va la tercera: John McCaine durante 35 años senador republicano, el viernes último junto  a su familia, decidió suspender la medicación para su cáncer cerebral y la muerte le llegó al día siguiente.

Es bueno decir que al tomarlo como protagonista de la tercera historia de hoy fue por algunas de sus acciones como esa de reconocer los valores de un adversario político. El  lo hizo en lo que fue considerado un acto de integridad: durante un mitin de su campaña electoral en el 2008 ante los abucheos y silbidos de los republicanos asistentes al acto, McCain fue rotundo al decir que “admiraba y respetaba a Obama (su rival político) por sus logros.” Pocos meses después en un discurso de reconocimiento de la derrota fue más allá de lo protocolar y dijo que “Obama había conseguido un gran logro para el mismo y para su país”

 Durante 5 (cinco años) fue prisionero de guerra en Vietnam  sometido a torturas físicas y psicológicas. Cuando regresó a la política y a su banca en el Senado luchó por los derechos de los veteranos de guerra y gracias a sus esfuerzos en el año 1995 Estados Unidos y Vietnam normalizaron sus relaciones diplomáticas.

Nada me une al Senador McCain, pero me pongo de pie para saludarlo por su doble acto de integridad al referirse a su rival, nada menos que por la presidencia de los Estados Unidos de América, de la forma como lo hizo y en que circunstancias.

Acá fue distinto. Cuando el Senador y ex presidente Mujica presentó la renuncia a su banca, solo una voz se  escuchó en forma de saludo de despedida: fue la del Senador Pablo Mieres. Tampoco nada me une al señor Mujica. Pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Por  falta de espacio no puedo reproducir las palabras de Mieres. Pido disculpas y no dudo que cuando tenga que ser, será. Lo de John McCain fue denominado como “un acto de integridad” y a lo de casa, “¿qué nombre le ponemos mantan- tiru-liru-lá?

Hasta la próxima. Que seas feliz.

Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.