Home Rememorando Preferí la alegría por Cristina Morán
0

Preferí la alegría por Cristina Morán

Preferí la alegría por Cristina Morán
0

 Fue como tener un mazo de cartas entre las manos y sintiéndolo y pensándolo así comencé a barajar las distintas noticias del quehacer nacional y las de fuera de fronteras: el resultado fue lamentable. Si empezamos por casa y yéndonos al mundo de la política, ¿qué se puede decir que no se haya dicho(y lo que se dirá) con respecto a voltereta en el aire de Astori, Mujica y Martínez en relación al tema Venezuela?  Mejor dejarlo. Tienen la palabra “los que saben”.

En las noticias policiales nos ha pegado y continúa pegándonos fuerte el asesinato de una niña de cuatro años sobre el cual me niego a escribir. Que descanses en Paz, Ana Clara. De tu asesino y tu madre se encargará la justicia.

Días pasados mirando el informativo viví un dejá vú: los argentinos de Gualeguaychú contra la pastera. Apagué televisor y cuantas “luminarias” encontré en mi camino y me fui a dormir temprano.

Del exterior nada bueno: un joven de 19 años mató a cuatro personas e hirió a muchas cuando disparó sobre los asistentes a un festival gastronómico en California, Estados Unidos.

Un religioso chipriota afirma que “los niños nacen gays por las embarazadas que practican sexo “no natural”. El Obispo sostiene que las personas homosexuales se “contagian” durante el embarazo siempre que la mujer practique ese sexo “no natural”.

Entonces me fui a buscar la alegría y la luz y la vida y encontré todo en Morro Da Providencia una de las favelas más antiguas de Río de Janeiro. “El camino de media hora de la base de la favela hasta la casa de mi madre sigue una cuesta inclinada y pasa por un sendero bordeado por hoyos de bala”, dice la joven Glaucia da Silva que cubre el estuche de su violín con un pañuelo colorido, “para que la policía no lo confunda con un arma”.

Glaucia, de 19 años afirma, “hay mucha violencia aquí y temo quedar atrapada”, pero igual continúa siendo parte de un cuarteto llamado “Orquestra da Rúa” junto con otros músicos clásicos de favelas cariocas. Se conocieron por medio de una iniciativa juvenil y se han vuelto conocidos por sus actuaciones en las calles y en el metro de Río de Janeiro. La primera presentación fue en una pizzería cercana a la Universidad donde estudia uno de ellos. En veinte minutos, con una mezcla de música clásica y éxitos del pop pudieron recaudar suficiente dinero para una cena estilo “todo lo que puedas comer” y llevar algo de dinero extra a sus familias. “Cada vez que toco con el grupo, siento que estoy con gente que entiende lo que significa ser músico clásico en esta ciudad”, dijo Da Silva.  El grupo (todos son universitarios) ve peligrar su futuro porque el presidente Jair Bolsonaro anunció recortes importantes al presupuesto para Universidades Federales, algo parecido a sus planes para el cine.

Es un hermoso ejemplo para que jóvenes músicos uruguayos lo tomen e inicien un camino similar que los lleve a distintos barrios y transmitan el amor por la música y la cultura en general. ¿Entienden por qué preferí la alegría?

Hasta la próxima. Que seas feliz.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.